Existen muchos tipos de pintura: desde la pintura acrílica hasta la acuarela y el óleo, y cada uno tiene sus propias ventajas y un conjunto singular de técnicas. Hoy nos enfocamos en el gouache, una pintura opaca a base de agua que  tiene una gama infinita de aplicaciones y te permite crear obras realmente hermosas.  

Empecemos con un curso de repaso y actualización sobre qué es el gouache y qué lo que lo diferencia de otras formas de pintura. A partir de ahí, profundizaremos los ocho consejos profesionales que hemos reunido de artistas activos. Estos te ayudarán a evitar algunos de los errores más comunes que cometen los principiantes cuando están perfeccionando sus habilidades con el gouache.

Entonces, ¿qué es exactamente el gouache?

Una de las mejores maneras de mejorar tus habilidades con el gouache es comprender mejor qué es. Para responder, nos comunicamos con Kate Joy Stetson, una ilustradora y pintora que reside en Lancaster, Pensilvania, que conoce muy bien la técnica.

“El gouache es una pintura a base agua, similar a la acuarela, pero con una mayor carga de pigmentos y mayor opacidad. Lo usé por primera vez en mis estudios básicos en la escuela de diseño de Rhode Island (Rhode Island School of Design – RISD), donde tuve una profesora particularmente complicada y con experiencia en el diseño gráfico. Ella amaba el gouache por la intensidad del color”, nos  dijo.

Imagen para la clase Ilustración con gouache: pinta un personaje extravagante y colorido, de Vanessa Gillings
Imagen para la clase de Ilustración con gouache: pinta un personaje extravagante y colorido, de Vanessa Gillings

Tras una buena dosis de ensayo y error, Stetson dice que ella llegó a amar el gouache por su flexibilidad, y señala que se puede diluir al nivel de la acuarela e incluso rehumedecerlo después de endurecerse para su uso posterior. También llegó a admirar su capacidad para revivir técnicas clásicas de ilustración.

“El gouache es diferente del acrílico, otra pintura a base agua, en tanto puede volver a humedecerse como la acuarela, mientras que el acrílico no. El gouache también tiene una textura más seca y pegajosa, mientras que el acrílico y el óleo se pueden aplicar con un trazo más rápido”, explica ella. Además, cuando el acrílico se seca es bastante brillante, mientras que el gouache se seca con tonos más suaves y mates, más parecido a una pintura en acuarela.

El medio principal del gouache que, por cierto, tiene una rica historia que data de hace más de 600 años, es un pigmento natural muy similar a la acuarela. Las principales diferencias entre los dos son que el tamaño de las partículas es más grande en el gouache, este usa aglutinantes como la goma arábiga y la dextrina, y también usa rellenos blancos como la tiza para que la consistencia sea más espesa y más opaca.

¿Todo listo para usar pintura gouache? He aquí dos grandes consejos que debes tener en cuenta para empezar.

Intenta no pensar en el gouache como un equivalente de la acuarela

Si bien el gouache y la acuarela tienen varias superposiciones y similitudes, en realidad no se deben emplear mezclados.

“El error más común que comete la gente cuando usa gouache por primera vez es que lo usan como acuarela”, explica Pooja Shah, una pintora neoyorquina que trabaja con acrílico, acuarela, impasto y, por supuesto, gouache. “La opacidad es una de las principales características del gouache, así que debes usar la cantidad correcta de agua para conseguir esa opacidad y el acabado mate. Demasiada agua lo hace ver como acuarela, y muy poca agua puede dar lugar al agrietamiento en la superficie de la pintura después de secarse”.

La consistencia de la pintura es muy importante, dice Shah, e indica que debe ser “como una crema que fluye fácilmente desde el pincel”. ¿Crees que no terminaste de entender el truco? No te preocupes. Mientras más trabajes con este medio, te resultará  más fácil encontrar la mezcla correcta de pintura y agua.

Imagen para la clase Más allá de la acuarela: aprende a pintar con gouache con Leah Goren
Imagen para la clase Más allá de la acuarela: aprende a pintar con gouache con Leah Goren

Prepara muestras y paletas de colores para todas tus pinturas

Es fácil entusiasmarse y querer llevar tu pintura gouache de la paleta al lienzo, pero crear paletas de colores de antemano será mejor para tu flujo de trabajo (y para tu billetera).

“Prueba los colores antes de usarlos, quizás creando paletas con tintes (colores mezclados con blanco), y con tonos (colores mezclados con negro), para que puedas usarlas como referencia [mientras pintas]”, aconseja Stetson. “El gouache es costoso y, a veces, implacable, así que probar los colores te ayudará a planificar cualquier trabajo futuro, ya que sabrás cómo producir el color que quieres”.

Incluso si estás usando un color directamente del tubo, sin agregarle tonos o tintes, es muy posible que al secarse el color no sea exacto. Shah destaca que los tonos oscuros del gouache tienden a volverse un poco más claros cuando se secan, mientras que los tonos más claros pueden verse más oscuros de lo esperado. Piensa en ello como si fueras a ver muestras de pintura antes de pintar toda tu casa, o si mirar ejemplos de esmalte de uñas antes de elegir un color para una manicura.

Elige pinceles sintéticos

Si bien puede parecer contradictorio,  (lo real es mejor, ¿cierto?), Shah dice que, para pintar con guache, funcionan mejor los pinceles sintéticos que los de pelo natural. Ella explica que “la capacidad de retención de agua del pincel sintético es menor que la del pincel de pelo natural. [Al usar el sintético], puedes lograr un mejor control de la cantidad de agua que va a la pintura, y también evitar veteados y rayones”.

Imagen para la clase Ilustración botánica: pinta un jardín colorido con acuarela y gouache, de Sara Boccaccini Meadows
Imagen para la clase ilustración botánica: pinta un jardín colorido con acuarela y gouache, de Sara Boccaccini Meadows

Comienza con algo a pequeña escala

Todos tienen que empezar en alguna parte, y los artistas con quienes hablamos nos recomendaron empezar con un proyecto pequeño y una paleta de colores limitada para tus primeras pinturas. Al limitarte a tres o cinco tonos en lugar de usar todo el espectro, disminuyes el riesgo de terminar con colores turbios en tu lienzo. También nos recomendaron elegir proyectos que sean lo suficientemente fáciles y accesibles como para que puedas divertirte y terminarlos. No querrás correr el riesgo de sentirte quemado o frustrado en tus primeros proyectos.

Como principiante, siempre es mejor empezar con pintura fresca

Una de las cosas más maravillosas del gouache (lee: muy prácticas) es que incluso cuando la pintura se seca en la paleta, puedes revivirla con una o dos gotas de agua. (De hecho, puedes reactivar un tubo entero seco con un poco de glicerina y agua). Sin embargo, si estás comenzando con tus primeras pinturas, nuestros artistas profesionales recomiendan usar siempre pintura fresca directamente del tubo.

Probablemente uno de los retos más complejos de la pintura con gouache es lograr la consistencia correcta. Al usar solo pintura fresca en lugar de pintura reactivada, tus pinturas tendrán una consistencia más predecible. A medida que te vayas familiarizando más con las pinturas gouache en general, puedes empezar a jugar con la consistencia de las pinturas rehidratadas.

Deja que la capa base se seque antes de seguir pintando

“Cuando se trabaja con varias capas de pintura gouache, asegúrate siempre de que la capa base se haya secado completamente [antes de empezar una nueva capa]”, dice Shah. “Esto es importante, porque el gouache se reactiva fácilmente con agua, así que si la capa base no está completamente seca, la siguiente capa se correrá y se mezclará con la capa base generando colores turbios”. El secado solo se toma unos minutos.

Shah añade que otra forma de ayudar a prevenir cualquier enturbiamiento es usar un aglutinante acrílico para fijar la capa base, aunque esto puede disminuir el acabado mate de la pintura.

Imagen para la clase Más allá de la acuarela: aprende a pintar con gouache con Leah Goren
Imagen para la clase Más allá de la acuarela: aprende a pintar con gouache con Leah Goren

Tómatelo con calma y tranquilidad mientras pintas y haces capas

El gouache requiere de una técnica metódica y cuidadosa para crear los más hermosos resultados finales.

“La pintura con gouache es lenta y llena de textura. Para la capa base, esboza bloques grandes de color antes de rellenarlos. Estas capas base dejan un borde elevado que permite bloquear fácilmente el color”, explica Shah. “Aplica las capas subsiguientes de manera más lenta, ya que las capas inferiores se mezclarán con el color de arriba. Si pintas una segunda capa encima del gouache obtendrás mucha textura, algo similar a la sensación de la lengua de un gato”.

Otras buenas reglas generales sobre trabajar con capas incluyen ir de los colores claros a los oscuros (puedes pintar algo oscuro más fácilmente sobre algo claro, y no lo contrario) o, de la misma manera, pasar de una consistencia más fina a una más gruesa. También es mejor empezar pintando las formas más grandes y, luego, hacer formas más pequeñas sobre estas. Esto permite que las capas inferiores de color y de diseño puedan seguir viéndose. Piensa en este proceso como si la pintura fuera entrando en foco lentamente mientras te acercas a su finalización.

No olvides proteger tu obra maestra

Stetson recalca la importancia de proteger tu pintura en gouache, ya sea que esté a mitad de camino o que esté lista para ser colgada. Ella sostiene que “como ocurre con la acuarela, el gouache se puede destruir con una gota de agua que caiga por un descuido. Puedes usar un fijador en aerosol para obtener un poco de protección, pero nada mantendrá la pintura totalmente segura sin arruinar algunas de sus cualidades”.

¿La mejor protección de todas? Un marco de vidrio de buena calidad, que complementará tu pintura de una bella manera, sin importar dónde decidas exhibirla.

Aprovecha al máximo tu gouache

Aventuras en gouache: técnicas de pintura y patrones con Kate Cooke


¿Quieres aprender más sobre el gouache? Skillshare tiene muchísimas clases que te serán de gran ayuda para empezar.

Imagen de portada: imagen para la clase Ilustración botánica: pinta un colorido jardín con acuarela y gouache, de Sara Boccaccini Meadows

Autor:

Wendy Rose Gould