Sin importar si están en interiores o en exteriores, los murales aportan color y vida a los espacios privados y públicos. En interiores, son una alternativa divertida al papel tapiz y pueden aportar luz, calidez o un aire divertido a una habitación. En exteriores, los murales también pueden mejorar los espacios oscuros o descuidados, o incluso convertirse en puntos de referencia de un vecindario. 

Los murales también pueden ser proyectos que les brindan una enorme satisfacción a los artistas (y artistas de la construcción) que desean ver su trabajo a gran escala. No tienes que ser un profesional para intentar pintar un mural, pero es buena idea que tengas mucha experiencia en pintura o ilustración, y que sientas comodidad al dibujar tus diseños y trabajar con pintura. Si nunca has tomado un pincel, ¡te recomendamos comenzar con un lienzo pequeño! Pero, si buscas inspiración y consejos para pintar un mural, preparamos esto para ti. Así se pinta un mural paso a paso.

Cómo pintar un mural

mural de verduras
Aprender a pintar un mural puede ser una manera divertida de practicar hacer arte en exteriores.

Si bien algunos de los principios de pintar murales son iguales sin importar que trabajes en interiores o exteriores, también es importante considerar las exigencias únicas de cada lugar.

Si estás aprendiendo a pintar un mural en la pared de un dormitorio o en algún otro lienzo en interiores, tendrás que tener en cuenta lo que te exija ese espacio. Si vas a pintar en la pared de una habitación pequeña y oscura, tal vez prefieras hacer un mural que aporte luz y brillo, y evitar colores que hagan que el espacio parezca más pequeño y más oscuro. 

También tienes que considerar cómo se usa el espacio y qué otros elementos contiene la habitación. Si vas a pintar la pared de una sala de estar, piensa en cómo se verá el mural cuando el espacio tenga sillones, estantes y un televisor. O, si vas a pintar la pared de una cafetería, ¿es probable que tu diseño les guste a los clientes? 

Si vas a pintar un mural en exteriores, tendrás que tomar en cuenta el clima y otros factores que podrían afectar la durabilidad de tu obra. Es importante usar pinturas resistentes al sol y al clima, pero los murales hechos en lugares por los que pasa mucha gente o que estén expuestos a la intemperie, la contaminación o los gases vehiculares podrían decolorarse y decaer más rápido. 

Sin importar qué pintes, necesitarás un concepto sólido y algunos bocetos preliminares antes de poner pintura en algún tipo de pared. Primero practicar y hacer diseños a pequeña escala siempre es algo inteligente.

Materiales

pintura
Algunos materiales necesarios al aprender a pintar un mural.

Para pintar un mural en interiores o exteriores, necesitas:

  • pinceles (opcional: un rodillo)
  • pintura
  • toallas de papel
  • una cubeta de agua para limpiar los pinceles
  • cuerda para medir o usar de guía
  • escalera de tijera 

Para pintar cualquier mural, necesitarás varios pinceles: es útil tener grandes y pequeños (para detalles), tanto planos como de punta cincelada. Se tienen que usar pinceles diferentes para las pinturas de esmalte y las acrílicas a base de látex. También es posible que necesites un rodillo de esponja (y una bandeja de pintura) para cubrir las superficies grandes con un solo color.

La pintura que uses depende de si el mural estará en interiores o exteriores. Si está en interiores, el bajo costo de las pinturas que se venden en las ferreterías (ya sea a base de látex o de agua) las hace ideales. Si vas a pintar en un lugar que necesite más mantenimiento, como la pared de un baño o una cocina, el acabado brillante de las pinturas de esmalte podría hacerlas preferibles.

Para los murales en exteriores, necesitarás pintura a base de agua que sea más resistente al desgaste y pintura resistente al clima que sean adecuadas para el tipo de pared, como las pinturas acrílicas al látex que son aptas para usarlas en exteriores. Si te sientes cómodo con las latas de aerosol, también puedes usar pintura en aerosol para hacer tus murales en interiores y exteriores. Si la usas en interiores, asegúrate de que la habitación esté bien ventilada y, en ambos tipos de lugares, usa un respirador para evitar inhalar la pintura. La pintura en aerosol también es buena para mezclar, pero una sola lata no abarca mucha pared, de modo que generan muchos desechos.

Los muros de concreto y de ladrillo son la superficie más común en la que se ven murales, pero también podrías querer pintar sobre metal (como en las puertas de las cocheras) o de madera. Tal vez hasta tengas que saber cómo pintar un mural en una cerca de madera. Aunque los muros de concreto y ladrillo son aptas para casi todo tipo de pintura, las paredes de metal o madera son más complicadas y es importante buscar pinturas aptas para estas superficies.

Si para tu diseño necesitas pintura metálica u otro tipo de pintura especializada, no olvides que puede ser más costosa, pero también que puedes conseguirla en tubos más pequeños. Dicho lo anterior, si tu presupuesto es limitado, considera el tipo de pintura que vas a necesitar para tu diseño. Quizá no sea buena idea planear pintar un enorme y resplandeciente sol metálico con pintura de esmalte si estás intentando reducir costos.

Cuando hayas reunido tus materiales, es momento de que practiques pintar un mural paso a paso.

Cómo pintar un mural en interiores

mural abstracto en interiores
Ya sea que estés aprendiendo a pintarlos en la pared de una habitación o una oficina, los murales pueden mejorar el espacio.

Paso1: prepara la pared

prepara la pared con una capa de base
Si necesitas preparar la pared, pinta sobre ella una capa de base.

Todas las paredes son diferentes y su preparación puede ser diferente, pero lo que queremos en última instancia es hacer que la pared se convierta en un lienzo liso y limpio para tu arte. 

Es posible que tu pared esté rota, agujereada o tenga otras imperfecciones. Tu mural podría cubrir algunas irregularidades de la textura —en especial si se trata de un diseño detallado con muchos colores y patrones—, pero lo mejor es arreglar en la etapa de preparación aquellas que no se puedan ocultar. Los agujeros pequeños pueden cubrirse con cinta de emascarar, pues puedes pintar directamente sobre ella. 

Si para tu mural necesitas una capa de base en un color uniforme, usa un rodillo para pintar toda la superficie. Espera lo necesario para que la pintura se seque (lo más seguro es que sea de un día a otro) antes de pasar al siguiente paso. 

Paso2: haz grande tu diseño

usa una cuadrícula
El método de la cuadrícula para hacer más grande un diseño.

Si el diseño de tu mural es detallado, necesitarás tener más cuidado al hacerlo más grande para que abarque la superficie de la pared. Si no lo tienes, podría suceder que la perspectiva o el tamaño relativo de algunas partes del diseño se vean raros. Hacer tu diseño en una escala más grande es menos importante si trabajas con patrones abstractos o figurativos que no te exijan tener proporciones estrictas o líneas rectas.

La manera más fácil de hacer tu diseño en una escala más grande es proyectarlo en la pared si tienes acceso a un proyector. Puedes calcar tu diseño sobre la proyección con pintura o tiza.

Si no tienes un proyector, puedes usar el método de la cuadrícula. Divide tu diseño en cuadrados proporcionales que quepan en las dimensiones de la pared. Usa cuerdas para marcar los cuadrados en la pared, o bien dibuja líneas en ella. Este método puede tomar algo de tiempo, pero es una forma de tener un diseño en una escala más grande sin usar tecnología. 

Paso 3: delinea las figuras grandes

delinea primero
Delinea primero las figuras más grandes.

Luego de preparar la pared, pinta en ella las figuras o diseños más grandes. 

A lo largo del proceso de pintura, aléjate de la pared con regularidad para ver cómo se ve a distancia. Es fácil que la perspectiva o los tamaños queden mal si solo ves tu obra de cerca.

Paso 4: añade detalles

añade detalles
Agrega los detalles más finos luego de pintar o delinear las figuras grandes.

Cuando se sequen las figuras o diseños pintados en la pared, es hora de agregar capas de detalles. Para esto es útil usar un pincel de punta cincelada, pues te ofrece más control.

Cómo pintar un mural en exteriores

mural en una pared de concreto al exterior
Pintar un mural en una cerca de madera que está al aire libre es diferente que pintarlo en una pared de concreto.

Pintar un mural en espacios exteriores es similar a pintarlo en interiores y se pueden replicar algunos pasos. Los muros exteriores pueden ser mucho más grandes que los interiores. ¡Compara en tu imaginación la pared de un edificio de cinco pisos y la pared interior de una cafetería! Si vas a trabajar en una escala enorme, dedica el tiempo necesario para planificar y hacer tu diseño en una escala más grande con mucho cuidado antes de pasar a la fase de pintura. Cuando empiezas a aprender a pintar murales, lo más importante es tomarte el tiempo necesario para planificar.

También tendrás que considerar el clima al pintar en exteriores. No puedes pintar si está lloviendo, pero tal vez tampoco quieras estar parado todo el día al aire libre cuando el sol esté a tope durante el verano. Si es posible, trabaja en las mañanas y noches frescas o cuando haya muchas nubes que tapen el sol.

Paso1: prepara la pared

Preparar las paredes es todavía más importante para pintar las exteriores que para las interiores. Las fugas de agua, el moho, el musgo y otros tipos de humedad pueden afectar la manera en la que la pintura se adhiere al muro y, en consecuencia, la durabilidad de tu mural.

Limpia y lava primero el muro usando brochas y agua para quitar polvo, telarañas y otra suciedad. 

Si vas a pintar una pared muy grande (como la de un edificio de varios pisos), podría no ser rentable volver a pintar primero toda la superficie. En ese caso, solo será necesario preparar las áreas de la pared que vayas a pintar. Asegúrate de usar pinturas de grado industrial que sean autoimprimantes.

Paso 2: ¡pinta!

usa color
Ponte creativo con el color al pintar murales.

Para hacer tu diseño en una escala más grande y pintar tu mural en una pared exterior, sigue los mismos pasos que te dimos para las paredes interiores. Las técnicas son las mismas: haz tu diseño en una escala más grande para tener una guía exacta con la que puedas trabajar, pinta primero las figuras más grandes y luego los detalles, y no olvides dejar secar bien cada capa.

Paso 3: sella la pared

Para proteger protegerlo aún más de la intemperie, sella tu mural con una capa de emulsión acrílica o barniz en aerosol.

Todo lo que necesitas saber sobre cómo pintar murales

¡Pinta un mural! Arte de pared para interiores con pinturas a pincel y en spray

Autor:

Elen Turner