Virginia Woolf tenía razón. Si quieres dar rienda suelta a tu espíritu creativo, te ayudará tener tu propia sala de arte en casa, ya sea un dormitorio renovado o un pequeño armario que hayas transformado deligentemente. Aunque montar un estudio de arte en casa puede parecer más una aspiración de “algún día” que un objetivo alcanzable (especialmente si tienes un presupuesto ajustado), en realidad es más fácil de poner en práctica de lo que crees. En esta guía aprenderás a montar un estudio de arte en casa, independientemente del espacio (o del presupuesto) que tengas. 

Este pequeño pero funcional espacio de trabajo incorpora iluminación natural, mobiliario funcional y una superficie de trabajo libre de desorden.
Este pequeño pero funcional espacio de trabajo incorpora iluminación natural, mobiliario funcional y una superficie de trabajo libre de desorden. 

¿Qué se necesita para un estudio de arte en casa? 

La verdad es que no necesitas mucho para montar un estudio de arte en casa. Básicamente, se reduce a dos componentes básicos: un espacio y organización para tus materiales. Además, también tendrás que pensar en tu presupuesto ideal para el espacio. 

Un espacio

El primer paso para montar un estudio de arte en casa es encontrar un espacio que puedas reclamar como propio. Puede que el espacio sea una habitación de invitados que no se utiliza casi nunca, una parte del lavadero, un cuarto de limpieza, un rincón del garaje o incluso un cobertizo del patio trasero que no hace más que acumular trastos.

Si no hay nada que destaque como una posible habitación para tu proyecto de DIY de un estudio de arte, piensa más allá de un espacio tradicional. Considera:

  • Convertir un armario
  • Instalar una mesa plegable que puedas esconder cuando no la uses
  • Utilizar un sótano o un ático 

No importa lo pequeño que sea el espacio, lo único que necesitas es un área dedicada donde puedas acceder fácilmente a tus suministros de arte, extender tus materiales e inspirarte. 

Organización 

La organización es la clave de cualquier estudio de arte en casa. Parte del atractivo de montar un estudio de arte en casa es tener todos los materiales organizados y accesibles en un lugar central. Así que necesitarás algún tipo de sistema para mantener tus materiales limpios y ordenados.

La pintora y diseñadora gráfica Mylène organiza sus pinturas colgándolas con pinzas en un tablero de malla, creando una configuración funcional y visualmente atractiva de la sala de arte en casa.
La pintora y diseñadora gráfica Mylène organiza sus pinturas colgándolas con pinzas en un tablero de malla, creando una configuración funcional y visualmente atractiva de la sala de arte en casa. 

“Recomiendo utilizar una combinación de mobiliario abierto y cerrado”, dice Liz Toombs, diseñadora de interiores de PDR Interiors. “Las opciones de mobiliario abierto permiten un fácil acceso a los artículos que más utilizas, mientras que el resto puede estar escondido en el mobiliario cerrado”.

Para organizar aún más, utiliza cestas o recipientes opacos para esconder chucherías, baratijas, material creativo u otros objetos que quieras ocultar. Asegúrate de que estén claramente etiquetados para no tener que ir nunca a la caza de algo concreto. Utiliza estanterías abiertas para exponer tus objetos de interés visual, dice Toombs. Si simplemente no tienes suficiente espacio para guardar todo, mantén solo lo absolutamente esencial en tu espacio de estudio, y destina otra parte de tu casa para más mobiliario. 

Un presupuesto

Antes de avanzar demasiado en el proyecto de DIY de tu estudio de arte, también es inteligente pensar en tu presupuesto. Incluso en un espacio pequeño, puede que necesites algunos elementos esenciales (como un escritorio, una lámpara o un caballete) y, además, puede que quieras asignar algunos fondos para personalizar tu espacio con pintura, estanterías, cubos de almacenamiento y otras decoraciones. 

Cómo hacer un estudio de arte en un espacio pequeño

Es bastante fácil crear una sala de arte en casa si tienes una habitación libre o un garaje entero que puedes convertir en tu estudio. Pero, ¿qué ocurre si vives en un espacio pequeño o tienes un presupuesto limitado? 

“Cuando se tiene un presupuesto limitado, es importante ser creativo y tener habitaciones y espacios en casa que sirvan para múltiples propósitos”, señala Caroline Grant, diseñadora de interiores de Dekar Design. “Construye un escritorio a medida dentro de un espacio de tu casa que pueda disfrazarse de mesa consola, o emplea puertas de armario con bolsillos que puedan abrirse y cerrarse para ocultar o revelar el espacio para las piernas del escritorio”.

Otra opción es considerar un cobertizo en el patio trasero o un invernadero, que se puede comprar prefabricado en la mayoría de las tiendas de artículos para el hogar y luego montarlo tú mismo (solo tendrás que llevar un aire acondicionado/calefacción portátil). 

La artista Emily Grace King ha creado un estudio de arte en el patio trasero para pintar, dibujar, coser y otras actividades creativas.
La artista Emily Grace King ha creado un estudio de arte en el patio trasero para pintar, dibujar, coser y otras actividades creativas. 

¿Sigues sin saber qué hacer? Considera la posibilidad de crear un pequeño espacio de trabajo en un armario amplio o de tamaño mediano.

“Si vas a transformar un armario, simplemente quita las puertas, añade un escritorio (los escritorios de pie ahorran mucho espacio) y luego instala estanterías de pared a pared encima. Si tienes espacio, monta una lámpara de pared a modo de candelabro para mantener el espacio del escritorio despejado”, afirma la diseñadora de interiores Anne Hepfer.

En definitiva, todo el mundo tiene opciones, incluso en un apartamento tipo caja de zapatos. Solo tienes que pensar de forma creativa tanto en el espacio real como en el trabajo que haces dentro de dicho espacio.

Aprende a optimizar tu pequeño espacio

Todo sobre el diseño de casas pequeñas con Erikka Fogleman

Consideraciones para montar un estudio de arte

Aunque lo único que necesitas para un estudio de arte DIY es un espacio y algo de organización, hay varios otros factores que influyen. Asegúrate de tener en cuenta los siguientes aspectos en relación con tu estilo artístico y tus preferencias. 

Iluminación

La iluminación es un componente vital para crear arte, por lo que es esencial que tu estudio de arte casero esté equipado con buena luz. La mejor luz es la natural (sin luz solar directa), pero como no siempre es posible conseguirla en un espacio pequeño, especialmente si utilizas un armario o un garaje, puedes invertir en una lámpara de luz diurna o en bombillas de simulación de luz diurna, que imitan la luz natural.

La artesana Katie Robbins crea en un espacio inundado de luz natural y acentuado con plantas reales y arte vegetal.
La artesana Katie Robbins crea en un espacio inundado de luz natural y acentuado con plantas reales y arte vegetal. 

Acceso a un fregadero o a agua corriente

Para muchos artistas, tener acceso a agua corriente o a un fregadero es esencial. Aunque el fregadero de la cocina o del cuarto de baño puede funcionar en caso de necesidad, puede ser útil tener un fregadero específico, para no tener que preocuparse de que los restos del proyecto ensucien el fregadero o atasquen el desagüe. 

Suficiente superficie de trabajo

Incluso en un espacio pequeño, querrás asegurarte de tener una superficie de trabajo suficiente, tanto si prefieres trabajar en un caballete, una mesa o el suelo. Si no puedes distribuir tus materiales adecuadamente, el espacio no te servirá. 

Ventilación adecuada 

La ventilación es importante si trabajas con cualquier cosa que produzca grandes humos o polvo. Así que si eres un pintor al óleo o un carpintero, por ejemplo, debes elegir un espacio que tenga acceso al aire fresco. Y, en realidad, el aire fresco es bueno para cualquier artista, así que si tienes la opción de un espacio bien ventilado (sea cual sea tu medio preferido), aprovéchalo. 

Consejos para tu estudio de arte en casa 

Más allá de tener un estudio de arte en casa, debes procurar que sea fiel a ti. Más abajo, encontrarás algunos consejos para transformar tu espacio en tu salida creativa ideal. 

Cambia el color de las paredes 

“Es muy importante tener un espacio de trabajo que te guste y que sea tu santuario. Un espacio adecuado facilita el trabajo y alimenta la creatividad”, dice Toombs. “No hay que sacrificar el estilo por la funcionalidad en un estudio casero”.

Empieza por elegir un color de pintura que estimule tu energía creativa. Toombs dice que hay que elegir un color neutro, pero inspirador, uno que no sea demasiado oscuro ni demasiado brillante. Dice: “La pintura demasiado brillante puede hacer que te sientas aturdido, lo que puede conducir a problemas de concentración. La pintura oscura puede hacer que te sientas cansado en lugar de alerta y listo para trabajar. Tu objetivo es encontrar un color que te guste en un tono lo suficientemente apagado como para fomentar un flujo de trabajo positivo”.

Según algunas investigaciones, el color verde es calmante y a la vez inspira a la gente a pensar de forma más creativa, una combinación ganadora para un estudio de arte en casa.
Según algunas investigaciones, el color verde es calmante y a la vez inspira a la gente a pensar de forma más creativa, una combinación ganadora para un estudio de arte en casa.

Añade toques creativos 

Luego, añade toques creativos en todo el espacio que te inspiren aún más. Puede ser arte de pared que hayas creado tú mismo, un bonito tapiz que hayas comprado en oferta, galardones, premios o fotos enmarcadas, o una pieza única que hayas encontrado en la tienda de segunda mano local.

También puedes personalizar el espacio de tu estudio con una alfombra divertida, plantas, cortinas, una silla acogedora (si tienes espacio) e iluminación. La iluminación montada en la pared suele ser ideal para los espacios pequeños. Además de los candeleos, considera las lámparas de araña colgadas y las lámparas de pie. ¿Un consejo más? En caso de duda, elige pantallas de lino blanco, que son las que más probablemente emiten el tipo de luz suave y ambiental que no te distraerá de tu trabajo.

Personaliza tu mobiliario

Ya sabes que el mobiliario es esencial a la hora de montar un estudio de arte en un espacio reducido. Si tienes un presupuesto limitado, es muy fácil encontrar estanterías independientes a precios asequibles, sobre todo si te gusta comprar o utilizar aplicaciones de segunda mano como Facebook Marketplace u OfferUp. Incluso si la estantería no es la más bonita (como una estantería de madera desgastada o un archivador metálico), puedes dar rienda suelta a tu creatividad y darle un cambio de imagen.

“Si tienes un mueble viejo que quieres renovar, puedes pintarlo con pintura electrostática para darle un nuevo aspecto. A la hora de elegir un color, puedes ser atrevido para dar alegría a tu oficina, o puedes elegir un color que combine con tus paredes y otros muebles”, dice Toombs.

Actualizar el mobiliario con algunos colores modernos y brillantes puede aportar felicidad a tu espacio de trabajo.
Actualizar el mobiliario con algunos colores modernos y brillantes puede aportar felicidad a tu espacio de trabajo. 

La conclusión es que, por muy pequeño o humilde que sea el espacio de tu estudio, puedes personalizarlo de forma que exprese tu creatividad y te invite a aprovecharla en tu trabajo. ¿Y lo mejor de todo? Es todo tuyo. ¡Así que ponte en marcha!

¿Tu estudio de arte en casa alimenta tu creatividad?

Cómo diseñar tu espacio de trabajo creativo con Melanie Greenwood

Written By

Wendy Rose Gould

  • Click here to share on Twitter
  • Click here to share on Facebook
  • Click here to share on LinkedIn
  • Click here to share on Pinterest