Para algunos artistas, no hay nada como poner lápiz sobre papel para dibujar. Pero en muchos proyectos, probablemente también necesites convertir tus dibujos en arte digital. Por suerte, existen formas de digitalizar un dibujo sin perder el carácter de tu boceto. A continuación, encontrarás un tutorial paso a paso para aprender a digitalizar un dibujo en Photoshop e Illustrator y algunas alternativas de software en caso de que no cuentes con esos programas. 

Garabato
Esta imagen digital, creada por la estudiante de Skillshare Carmen Corrales, comenzó como un simple boceto. 

Cómo convertir un boceto en una imagen digital en 5 pasos

Paso 1: bocetos que funcionan

Antes de comenzar a digitalizar tu boceto, ten en cuenta algunos consejos que te facilitarán el proceso. Por ejemplo, es mejor repasar tu boceto con tinta para crear líneas negras y definidas que serán más fáciles de escanear. 

También, intenta estar feliz con tu dibujo desde la instancia del boceto. Podrás hacer pequeños ajustes a la ilustración una vez que esté en formato digital, pero lo más probable es que no puedas hacer cambios importantes. Por eso, debes estar conforme con el boceto. 

Paso 2: escanear el dibujo 

El primer paso para aprender a digitalizar un dibujo es escanearlo. Puedes hacerlo con un escáner convencional, escaneando a un mínimo de 300 puntos por pulgada (DPI). O, si no tienes escáner, puedes usar un smartphone para tomar una foto del dibujo. 

Con cualquier de los dos métodos, tendrás que guardar la imagen en la máxima calidad posible y enviártela por correo electrónico o AirDrop. Luego, ábrelo en el software con el que prefieras trabajar, como Adobe Photoshop o Illustrator. En este punto, puede resultarte útil crear una copia duplicada y trabajar con ella. De esa forma, siempre tendrás acceso a la copia original si en algún momento necesitas volver a verla. 

Toma una foto de la imagen en lugar de escanearla
Si no tienes escáner, puedes tomar una foto de tu dibujo con un smartphone y enviártela por correo electrónico. 

Paso 3: limpiar el dibujo escaneado 

Cuando veas la copia escaneada de tu dibujo, seguramente notes algunas imperfecciones como manchas o un fondo que no es del todo blanco. El paso siguiente es usar el software para limpiar la imagen. Por ejemplo, en Photoshop puedes usar la herramienta niveles para blanquear el fondo (es decir, para que sea blanco puro en lugar de blancuzco) y también para resaltar el negro y así oscurecer las líneas. Al mejorar el contraste de este modo, también eliminarás muchas manchas accidentales y lograrás que tu boceto se vea limpio y definido. 

Luego, usa la herramienta borrador para eliminar las manchas restantes. También puedes usar la herramienta pincel para limpiar o rellenar las líneas que necesiten retoques. Por ejemplo, si una de las áreas tiene que ser color negro sólido pero aún contiene algo de blanco entre pinceladas, puedes usar el pincel para terminar de completar ese espacio. 

No es necesario que termines con un dibujo perfecto en el que no queden rastros de tu trabajo a mano, pero retocar la imagen te permitirá obtener un producto final más limpio. 

Limpiar la imagen
Los ojos de este dibujo deben ser color negro sólido, así que puedes usar la herramienta pincel en Adobe Photoshop para rellenar completamente el espacio. 

Paso 4: vectorizar la imagen

Si haces zoom en el dibujo, probablemente notes un poco de pixelación en la parte en la que las líneas son irregulares y no están completas. Cuando vectorizas una imagen, conviertes esa imagen basada en píxeles en formas geométricas definidas. 

Puedes vectorizar tu imagen en Illustrator usando una función llamada calco interactivo, que está ubicada en el panel de control. Una vez que hayas aplicado este proceso a tu dibujo, verás que la mayoría de las líneas se ven lisas y nítidas. Quizás sigas notando algunas irregularidades pequeñas (que puedes arreglar usando la herramienta de lápiz), pero ninguna parecida a la pixelación original del dibujo. 

Convertir en vectores
Antes de vectorizar esta imagen, podías ver la pixelación en las líneas del dibujo. Una vez que las hayas convertido en vectores, las líneas serán lisas y nítidas. 

Paso 5: agregar color 

Si quieres agregar color a tu ilustración, este es el momento para hacerlo. La forma más fácil es usando la función de pintura interactiva de Illustrator. Selecciona la imagen y luego selecciona pintura interactiva. Esta acción convertirá tu imagen estática en una ilustración que podrás “pintar”; es decir, rellenar sus formas con color.  

Después de eso, simplemente eliges un color y luego haces clic en la forma que quieras rellenar con ese color. Cuando hayas terminado de agregar color al dibujo, haz clic en la imagen y selecciona expandir en la barra de herramientas. Esto desactivará la función de pintura interactiva y convertirá el dibujo nuevamente en una imagen estática. 

Rellenar las formas con color
Mientras tu imagen esté en el modo de pintura interactiva, podrás seleccionar las formas que contiene y rellenarlas instantáneamente con color. 

Cómo digitalizar un dibujo con un iPhone

Como dijimos antes, si no tienes escáner, también puedes digitalizar tu dibujo usando un iPhone. 

Para empezar, abre la cámara y toma una foto del dibujo. Intenta acercarte todo lo que puedas al boceto tratando de que ninguna parte quede por fuera de la pantalla. Si estás capturando varios bocetos o tomando múltiples fotos, intenta mantener el teléfono a la misma distancia de cada uno de los dibujos. Esto te ayudará a garantizar que todas las líneas tengan espesores similares. 

Si no tienes escáner, simplemente toma una foto del dibujo con tu smartphone.
Si no tienes escáner, simplemente toma una foto del dibujo con tu smartphone.

También puedes usar una aplicación de edición de fotos que te permitirá acceder a opciones adicionales para preparar tu ilustración. Puedes usar Afterlight, por ejemplo, para desaturar la imagen y aumentar el contraste y el brillo; los mismos ajustes que usarías más tarde en el proceso en Photoshop. A continuación, envíate la imagen por correo o AirDrop y sigue los pasos del tres al cinco que describimos más arriba. 

Mantén ese encanto dibujado a mano

Digitalización de bocetos dibujados a mano con personajes con Dylan Mierzwinski

Qué usar si no tienes Adobe Photoshop ni Illustrator 

¿Quieres aprender a crear arte digital pero no tienes Photoshop ni Illustrator? Aunque estas herramientas son las más utilizadas para digitalizar ilustraciones, no son las únicas opciones. Conoce estas tres alternativas a Photoshop e Illustrator para aprender a digitalizar un boceto. 

Tres alternativas que puedes usar

1. Inkscape 

Inkscape es un software gratuito pensado para convertir garabatos y bocetos en imágenes vectorizadas. Está disponible para descargar en sistemas Windows, Mac OS y Linux.

GIMP 

2. GIMP (que significa programa de manipulación de imágenes de GNU) es otra opción de edición de imágenes gratuita. Debido a que GIMP es un programa de código abierto, cualquier usuario (incluso tú) puede realizarle modificaciones y distribuir esos cambios a otras personas. Está disponible para sistemas operativos Windows, Mac y Linux. 

3. CorelDRAW

CorelDRAW es una alternativa a Adobe Illustrator y Photshop que es intuitiva y fácil de usar y que ofrece una forma sencilla de convertir los bocetos en arte digital. Aunque CorelDRAW no es gratuito, puedes aprovechar su periodo de prueba sin cargo antes de tomar la decisión de comprarlo. 

Si aprendes a digitalizar un boceto, puedes conservar para siempre la calidad de tu ilustración hecha a mano. También accedes a más opciones a la hora de imprimir o crear proyectos como playeras o stickers, entre otros. Con este proceso, puedes convertir un garabato simple en una obra de arte digital. 

Una guía paso a paso para digitalizar tus bocetos

Ilustración digital: de garabatos a diseños con Jon Burgerman

Written By

Katie Wolf

  • Click here to share on Twitter
  • Click here to share on Facebook
  • Click here to share on LinkedIn
  • Click here to share on Pinterest