¿Qué tienen en común Los Simpson, The Onion y Rebelión en la granja de George Orwell? Todos son ejemplos de sátira, un recurso literario que se vale del humor para poner de manifiesto aspectos de la naturaleza humana y de la sociedad moderna en un sentido más amplio.

Si bien es fácil encontrar ejemplos, quizá no lo sea tanto lograr una definición clara y concisa. Esto se debe a que existe una gran variedad de géneros, tipos y técnicas, además de una larga lista de escritores, cineastas, analistas políticos y otras figuras de la cultura popular que han utilizado la sátira como medio para sus propios fines. 

Sin embargo, una vez que comprendes qué es en realidad, comienzas a ver por qué es tan efectiva. También te volverás más hábil en el manejo de la sátira, ya sea en trabajos que se publiquen o en conversaciones cotidianas.

Desde el origen de la sátira hasta las técnicas comunes, te contamos qué es lo que debes saber para dominar este recurso literario y usarlo para fortalecer tus argumentos y puntos de vista.

Enlaces rápidos

¿Qué es la sátira?

Comencemos con una definición sencilla.

La sátira es el uso del humor para señalar algo negativo sobre una persona, sociedad o cuestión política. Suele adoptar la forma de hipérbole, exageración, parodia, ironía o ridiculización y se puede encontrar en todos los diferentes tipos de medios, como la literatura y el arte escénico.

¿Cómo estableces la diferencia, entonces, entre sátira y humor en general? Todo se trata del mensaje que se transmita. Si descubres que se utiliza el humor con el fin de burlarse de alguien o de algo, o para resaltar algunas falencias de la sociedad, es fácil suponer que el autor está intentando hacer algo más que solo hacerte reír.

Origen de la sátira

En lo que respecta a las herramientas de estilo, la sátira no es solo una de las más efectivas, sino también una de las más antiguas. El origen se remonta hasta el Antiguo Egipto y a una obra de la literatura egipcia denominada Instrucciones de Dua-Jeti o La sátira de los oficios. La obra, escrita en algún momento entre el 2025 y el 1700 a. de C, se valió de la exageración para hacer un retrato negativo de varios oficios. 

La sátira de los oficios tenía como fin ser meramente informativa, aunque en la Antigua Grecia, comenzamos a verla en la literatura, con la Comedia Antigua de Aristófanes, a la que a menudo se la señala como un primer ejemplo notable. La palabra en sí proviene de la voz latina “satur“ y, de forma más específica, de la frase “lanx satura”, que significa “un plato lleno con muchos tipos de fruta”. Los autores de sátiras de la Antigua Roma usaban la frase en referencia a los mismos conceptos que hoy denominamos sátira. Pero no fue hasta el siglo XVI que la palabra se incorporó al léxico español.

Ejemplos de sátira

Analizar ejemplos es una excelente manera de familiarizarte con el concepto. Estos son algunos de los usos más famosos en la literatura y la poesía, con muchas obras que sirven como ejemplo de su utilización y establecen el estándar de cómo aplicarlos en la redacción.

La sátira en la literatura

No es necesario que un libro sea explícitamente humorístico para que se considere una sátira. La sátira literaria suele desarrollarse en capas profundas, con temas que no siempre salen a la luz en una primera lectura. Y, si bien es más probable encontrarla en obras de ficción más que en las de no ficción, libros de todos los géneros se valen de la sátira para criticar ciertos temas, a veces de forma sutil y otras no tanto.

Trampa 22 de Joseph Heller (1961)

Esta novela satírica conjuga humor con la tragedia y lo inhumano de la guerra para crear una obra que tiene una capacidad casi perturbadora para lograr que el lector se ría y se estremezca al mismo tiempo. También hay una gran dosis de sátira religiosa, en especial, en lo que se refiere al capellán del escuadrón, que va perdiendo su fe de forma gradual a medida que avanza la historia.

Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll (1865)

Quizá sea más conocida por su adaptación extravagante de Disney, pero en esencia, Alicia en el país de las maravillas es una expresión satírica sobre la corrupción y la hipocresía de la Inglaterra victoriana. Alicia se va encontrando de manera constante con personajes fantásticos que la regañan por no cumplir con las reglas de etiqueta de aquellos tiempos, y el libro en sí mismo se considera una sátira sobre la literatura infantil en tono de parodia.

Psicópata americano de Bret Easton Ellis (1991)

Patrick Bateman, el violento protagonista de Psicópata americano es, en sí mismo, un ejemplo de sátira de exageración. Aunque la novela está repleta de auténtica oscuridad, Bateman es una representación al borde de la parodia de la cultura yuppie de la década de 1980, que se lleva al extremo, de forma intencional, en términos de comportamiento y de la falta de consecuencias graves por sus actos.

La sátira en la poesía

La sátira poética se usa hace mucho tiempo como una herramienta para perturbar las costumbres de la época y marcar puntos de vista fuertes, aunque algo velados, sobre el mundo. Así como sucede en los ejemplos de narrativa literaria, la sátira en la poesía no es siempre explícita, pero una vez que sabes lo que estás buscando, se vuelve más fácil ver de qué manera los poetas utilizaron sus técnicas para ridiculizar la realidad social o política de su época.

The Dunciad de Alexander Pope (1728-1743)

La obra The Dunciad de Pope es una sátira de parodia que se burla de lo que él consideraba las aburridas y demasiado complicadas obras épicas de la antigüedad. Deja en claro su mensaje a través del texto y del formato, que aborda en tres libros separados, con una alusión directa pero claramente satírica de los versos heroicos.

Resumé de Dorothy Parker (1937)

Es innegable la naturaleza oscura del famoso poema de Parker, que ofrece una breve lista de diferentes maneras en las que una persona podría terminar con su propia vida. Al final, Parker utiliza la sátira inversa para sorprender al lector con un inesperado mensaje de esperanza al afirmar “Mejor vivir“, luego de señalar de qué manera cada método podría causar daño.

Tres tipos de sátira

Existen tres tipos de sátira y cada uno se diferencia de forma significativa en el tono. Cuando se estudian obras narrativas, poéticas, cinematográficas y similares, lo más probable es que se definan por un tipo general, en lugar de combinar dos o más tipos diferentes. (Por eso, por ejemplo, tanto un programa de televisión como South Park y un libro como Don Quijote de La Mancha pueden ser sátiras, aunque tienen poco en común).

1. La sátira horaciana

Esta es la forma más clara y, por lo general, no hay duda sobre si el autor está tratando de ser gracioso o no. Un ejemplo sería The Colbert Report, en el que las noticias se usaban para burlarse de asuntos y figuras de la política.

2. La sátira juvenil

La sátira de Juvenal aportó un giro más sombrío y es tan renombrada por sus connotaciones oscuras como lo son las obras de Horacio por sus sátiras humorísticas. La ira, el enfado y la indignación son todos elementos de las obras de Juvenal, que tiene como ejemplo a La naranja mecánica, de Anthony Burgess (1962), que presenta a una banda de jóvenes que se vuelven violentos como una manera de luchar contra su propia indefensión en la sociedad.

3. La sátira menipea

La sátira menipea encuadra en algún lugar entre los otros dos tipos ya mencionados y puede ser tanto humorística como oscura, en función de lo que el autor quiera transmitir. La característica principal es el uso de una burla sutil para emitir juicios morales sobre ideas, más que sobre personas específicas. Saturday Night Live es un buen ejemplo de este tipo, así como Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, que ya se mencionó.

Logra una buena primera impresión

Conceptos básicos de escritura creativa: cómo redactar escenas de apertura que se destaquen

Diferentes géneros de la sátira

Cuando nos referimos a los distintos géneros, en realidad aludimos a diferentes tipos de observación. No se trata tanto del formato general de la obra (es decir, si es de ficción o de no ficción, literatura satírica o poética, etc.), sino de la manifestación que hay detrás y de lo que el autor quiere transmitir.

La sátira política

Es probable que demos por sentado que desde que existen líderes políticos, hay personas utilizando la sátira para burlarse de ellos. La sátira política expone la hipocresía y las desigualdades de los sistemas políticos. También sirve como una manera de mofarse de los líderes de una forma divertida, pero aguda. Como se mencionó anteriormente, The Colbert Report fue un ejemplo de eso, así como lo fue su contraparte liberal, The Daily Show.

Sátira de noticias

Las noticias no tienen que ser reales para proporcionar observaciones válidas sobre el estado de nuestra sociedad. Ten en cuenta publicaciones de “fake news” como The Onion y Reductress, que presentan historias basadas en parodias, diseñadas para reflejar de forma eficaz las noticias reales. El objetivo no es engañar a nadie para que crea que las historias son reales, sino usar el humor para bromear sobre temas de actualidad. Esto se hace a través de la presentación de relatos falsos sobre temas reales, así como a través de historias que son totalmente de ficción, de principio a fin.

Sátira religiosa

Hablar en contra de la religión ha sido (y sigue siendo) una tarea peligrosa en muchas épocas y en muchos lugares. Una manera de evitar este peligro ha sido valerse de la sátira como un medio para comentar y debatir las cualidades de la religión sin aparentar hacerlo de forma explícita. Eso no significa que la sátira religiosa use la subversión para ocultar el mensaje, sino que da un giro más liviano, más digerible a la discusión, incluso cuando el mensaje en sí sea bastante ácido.

Algunos ejemplos incluyen al musical de Broadway The Book of Mormon, la novela satírica Cordero, de Christopher Moore y el personaje de Ned Flanders en Los Simpson. Cada uno de ellos adopta un enfoque ligeramente singular para ridiculizar a las instituciones y creencias religiosas.

Técnicas de sátira para usar en tus textos

Cualquiera puede utilizar las técnicas de la sátira para hacer críticas sobre problemáticas morales, sociales y políticas actuales. Si te interesa experimentar con la sátira en tu propia redacción, estas son algunas de las técnicas que podrías probar y que pueden ayudarte a transmitir un mensaje fuerte en una forma menos directa, pero no menos efectiva.

Exageración 

La sátira de exageración crea una clase de caricatura verbal de una persona o de un tema mediante el uso de recursos, como la hipérbole y la sobrevaloración, para resaltar sus defectos. Y no es necesario que sea sutil. Dale una oportunidad a esta técnica: exagera tu tema lo más que puedas, con el foco puesto en particular en esos aspectos que se presten más para la burla.

Inversión 

Una inversión es cuando se cambia el libreto en relación con lo que se espera que suceda para señalar el aspecto absurdo de algo. La sátira de inversión puede tomar la forma de una granja de hormigas llena de humanos diminutos o de un perro que pasea a su cuidador con una correa, en lugar de ser al revés.

Incongruencia 

La incongruencia es una técnica de la sátira en la que se combinan dos cosas que parecen estar en oposición directa entre sí o en la que algo está fuera de lugar de forma evidente. Un ejemplo de sátira de incongruencia sería el relato de un bebé que preside una reunión ejecutiva que se desarrolla sin señalar que el bebé está fuera de lugar en la escena.  

Parodia 

La parodia imita algo para burlarse de eso. Esto se puede hacer con el propósito de realizar una observación incisiva sobre el elemento que se parodia o puede ser solo una manera de generar risa con una broma sobre otra obra creativa. Los ejemplos de parodia incluyen anuncios y videos falsos en Saturday Night Live y en la mayoría de los libros de Christopher Moore, como El bufón, que es una parodia de El rey Lear y de la redacción shakespeariana.

Cómo reconocer la sátira

La sátira puede ser obvia o implícita. Entonces, ¿cómo puedes reconocerla? Una manera de reconocerla en obras escritas o en otros medios es buscar alguna de las técnicas que se mencionaron en la sección anterior. Si te das cuenta de que la creación en la que estás inmerso es una clara exageración o que algo parece fuera de lugar a propósito, seguramente el creador pretendía que fuera satírica.

El tono también puede darte una pista. En muchos casos, la sátira se usa como una forma de ridiculizar o de generar dudas sobre algo. Entonces, puedes reconocerla si te preguntas cuál es el objetivo del autor y si se está burlando de algo en particular con su obra.

Si se usa de forma adecuada, la sátira puede ser una herramienta maravillosa para dar a conocer tu punto de vista. Dale una oportunidad en tu propia redacción y mejora tu comprensión al respecto al leer y mirar obras satíricas e intentar definir el tipo y género de sátira que se usa, así como la(s) técnica(s).

Cómo escribir ensayos impactantes

Escritura creativa: cómo crear ensayos personales con impacto