Lo que más me asusta

Hay muchas cosas en la vida que me asustan, pero en esta época he empezado a sentir temor de que mis padres mueran. Mi padre tiene 96 años y mi madre 81; yo tengo 47,  soy soltera y no tengo hijos.

Me da temor perderlos porque en ocasiones no me siento suficientemente capaz de hacerme cargo de mi vida sin tener un soporte, alguien a quien recurrir cuando no encuentre solución. Pienso que me voy a sentir muy sola y aunque no quiera imaginarme así, me veo un poco indefensa cuando llegue ese momento.

Les he preguntado a otras personas que ya han pasado por esta situación, como lo han manejado. Un amigo, cuyos dos padres ya murieron, me dijo que poco a poco se fue acostumbrando a su ausencia, pero que también tiene momentos en su vida en que los recuerda con mucha nostalgia y se siente verdaderamente solo.

Una compañera del trabajo, cuyo esposo murió recientemente, me contó que aunque  lo quiso mucho, ver a su esposo tan enfermo, le ayudó a aceptar su muerte con mayor tranquilidad, él ya estaba sufriendo mucho en el hospital, me dijo. Le pregunté cómo había enfrentado tener que cuidar sola a sus hijos, y me dijo algo que me pareció muy lindo. Ella dice que desde que su esposo murió, siempre ha sentido que él desde donde está, la acompaña y le da fuerzas para seguir adelante, que no es fácil de explicar, pero que en muchos momentos difíciles ha sentido su presencia.

Mi papá tiene alzhaimer y cada vez está más débil y con más achaques. Yo siempre lo he querido mucho, fue muy buen papá, generoso y amable. Cuando le diagnosticaron esa enfermedad, fue un momento duro, yo sentía cierta impotencia por no poder evitarle esa enfermedad, e incluso rabia porque no me parecía un final justo para él. Mi terapeuta me dijo, que en una enfermedad como esa, lo  único que uno puede hacer es darle mucho amor. Creo que tenía razón, y me siento tranquila de poder haber hecho más fáciles algunos momentos para él.

Mi mamá siempre ha sido un roble, físicamente ha sido una persona muy sana y emocionalmente una persona muy fuerte. Mi relación con ella fue difícil durante mucho tiempo, ella tiene un carácter fuerte y es un poco dura, yo por el contrario considero que soy más sensible y esperaba de ella una actitud más tranquila y comprensiva. Ella sigue siendo y ella y yo también sigo siendo yo, pero nos entendemos mejor y siento que la quiero mucho.

Esta cuarentena ha sido un poco difícil por eso, el coronavirus es una enfermedad para la que ellos son más vulnerables, y es aterrador pensar en que puedan contagiarse. He rezado por su salud, y espero que podamos salir juntos de esto.

He escuchado a algunos astrólogos, que tratan de interpretar este momento histórico, y muchos mencionan, la importancia de dejar atrás lo que ya no nos sirve, pensamientos, actitudes, hábitos y renacer fortalecidos, con una mayor conciencia de nosotros mismos. Puede sonar tonto, pero siento que algo así debo hacer, necesito acompañar a mis papás en sus últimos años, pero también, irme preparando para cuando ya no los tenga, y renacer fortalecida de ese momento.