César Alejandro Andrade Monter

Illustrator I Musician I Film student

88

2

"Mis ojos"-"My eyes"

This particular project is in spanish, my mother language and my main writing tool. I will, perhaps, provide a translated version in the future or upon request, if any is made. For now, here it is:

Mis ojos

 Esto es nuevo. Nunca antes había pensado en escribir sobres mis ojos. Supongo; ahora que lo pienso, que de alguna manera los ojos, esos orbes místicos, poseían alguna clase de cualidad que los volvía especiales, y por lo tanto, no aptos para ser descritos por mí, pues no me consideraba digno. Me imagino que; porque cada uno de ellos ha sido inspiración para incontables poetas, me sentía inadecuado para intentar tamaña tarea.

Esperaba, en pocas palabras que alguien más, que viera valor en ellos, fuera capaz de describirlos (pues a esto le precede el deseo de examinarlos), y que yo al leer esa descripción, fuera capaz de ver aquello que dicha persona; que dicho sea de paso, de alguna manera considero valiosa, observa con plenitud.

 Esperaba, que de alguna manera, este otro ser externo a mí; con una mirada más objetiva, menos. pero definitivamente, absolutamente no mía, sea capaz de otorgarme una perspectiva que trasciende a la luz que se refleja como sol en el espejo, es decir, la ceguera de ser uno los ojos que investiga.

En pocas palabras supongo que esperaba las palabras del otro; quizá un amante; procede el silente exámen que escruta mi rostro. Sé que es absurdo pensar que mis ser solo pueda tener valía a través de este lente que no es el mío, desde una altura que permanece infinitamente ajena a pesar de lo cerca que un alma esta de tocar a la otra, y que a pesar de estas ideas, el raciocinio del cual la experiencia es el origen me insta a tener muy en cuenta lo que este romanticismo ha hecho en mí.

Me ha mellado, me ha vuelto vulnerable.

 Sin embargo, también me ha hecho fuerte. Consiente para usar la introspección y darme cuenta de que, de no haber sido por la decepción de saber que nadie va a describir mis ojos mejor que yo; se vuelve esta la transformación de la decepción en una epifanía que me otorga de esa dichosa altura desde la cual observo, que en efecto, mis ojos son cafés, cafés claros; un poco de miel cuando los atraviesa el sol, que son serios, que parecen tristes pero albergan dentro de sí el mundo complejo de ser en este tiempo donde nada se afirma con seguridad; más con seguridad sabemos que complejo es el mundo, y que con esos párpados a medio cerrar coexiste detrás de la fachada no tan solo el polar opuesto, ni tan solo un espectro, sino la explosión de un universo que se experimenta a sí mismo.

Esta frase me la he robado, pero esto no me causa conflicto, pues soy suficientemente consiente de que existen aquellos que han expresado infinitamente mejor aquello que quiero decir, sin ser yo, y que por ende, me conocen sin haberme conocido, sin necesidad de ver mis ojos.

Pero no conocen esos ojos. No. Esos son míos. Para ser vistos, inspeccionados por mí que los conozco, aunque no pueda expresar con la misma claridad la transparencia que posee esta autorreflexión.

Al menos me queda una vida para intentar descifrarme; aquello que dicen mis propios ojos

Comments

Please sign in or sign up to comment.