Joan Jett dijo alguna vez: «Mi guitarra no es una cosa. Es una extensión de mi ser. Es quien soy yo». Puede ser difícil imaginar que alguien piense así de un objeto inanimado. Pero, por otra parte, la guitarra acústica no es exactamente un objeto inanimado, ¿o sí? Desde la madera de su mástil al zumbido que suena cuando una cuerda se frota contra el diapasón, la guitarra es casi un ser viviente. 

Aun así, necesita que alguien le dé vida. Si quieres dominar la guitarra lo suficientemente bien para hacerla sonar como si estuviera viva, entonces deberás conocerla bien. 

Antes de dominar alguna deslumbrante forma de arte guitarrística como el jazz manouche o el flamenco, veamos muy de cerca este instrumento y formemos tus fundamentos desde su misma base. 

Las partes de una guitarra acústica

guitarra
Fuente: Unsplash
Las guitarras acústicas están formadas por muchas piezas distintas.

No importa cuál marca de guitarra elijas; la mayoría tiene las mismas piezas básicas.

Al igual que cualquier instrumento de cuerda, la guitarra acústica funciona con un principio básico: al hacer vibrar las cuerdas a cierta longitud, resuenan a frecuencias predecibles. Asociamos estas frecuencias con tonalidades específicas, las ensamblamos en escalas y voilá: tienes tu música.

Desde luego, esa no es toda la historia. Para entender todo acerca de la interacción entre los dedos y las cuerdas que pueden crear solos como este, deberemos dividir la guitarra en las partes que la constituyen. (No te preocupes: ninguna guitarra fue maltratada al escribir este artículo).

Cuerdas de la guitarra acústica

Tocando la guitarra
Fuente: Pixabay
Las cuerdas de la guitarra acústica son el núcleo de su sonido.

¿Cuál es la parte más importante de este rompecabezas? Las cuerdas de la guitarra. Las pulsas, las rasgueas o las manipulas para producir diferentes notas. Sin ellas no hay sonido alguno, excepto las percusiones que haces al golpetear la madera de la que está hecha la guitarra. (Además, para eso ya hay tambores.)

Típicamente, una guitarra acústica tiene seis cuerdas. En la afinación estándar, las cuerdas se fijan en las notas Mi-La-Re-Sol-Si-Mi, y la sexta, que es la más aguda, está abajo en una guitarra para diestro. Si afinas correctamente una guitarra con la afinación estándar, las dos cuerdas exteriores resuenan una con otra, donde una suena «grave» y la otra «aguda».

Interactúas con las cuerdas en dos lugares. Primero, la mano izquierda oprime las cuerdas entre los trastes, que fijan una cuerda a una frecuencia específica, produciendo la nota deseada.

La otra mano rasguea, golpetea o pulsa el extremo grueso de las cuerdas para producir el sonido. Dominar ambos aspectos es esencial si quieres usar un estilo como el fingerpicking. A excepción de tocar las cuerdas con los dientes, a lo que era propenso Jimi Hendrix, así es como tocarás la guitarra.

Puente de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
El puente de la guitarra amarra las cuerdas en el extremo grueso.

No puedes hacer gran cosa con las cuerdas, a menos que las fijes en alguna parte. El puente de la guitarra acústica une la selleta (la pieza que realmente está en contacto con las cuerdas) con el resto de la guitarra. Todo este artefacto queda bajo las manos, y distribuye las cuerdas a distancias iguales, lo cual es esencial tanto para el sonido como para la comodidad.

Técnicamente, el puente de la guitarra no incluye la selleta, que es donde las cuerdas están en contacto directo con la guitarra, porque es una pieza distinta.

Selleta de guitarra acústica

guitarra
Fuente: Unsplash
La selleta de la guitarra (abajo) es la línea que mantiene colocadas las cuerdas, lejos del resto de la guitarra.

De la misma manera en que la silla de montar es donde nos unimos con el caballo, la selleta está encima del puente para unirse con las cuerdas. Es la parte específica donde las cuerdas obtienen gran parte de su entonación. 

Hay dos cosas clave que deben saberse de la selleta. Primero, su altura tiene mucho que ver con el sonido que produce, así como la calidad de la selleta en sí. Segundo, y si bien las cuerdas forman la mayor parte del sonido, su resonancia con otras piezas interactivas como la selleta cambian la calidad que se obtiene cuando pulsas una nota.

Pines de afinación de la guitarra acústica

clavijero
Fuente: Pixabay
Los pines de afinación te permiten girarlos cómodamente hasta que las cuerdas alcancen la frecuencia deseada.

Si alguna vez has visto a un guitarrista haciendo calentamientos, posiblemente lo hayas visto juguetear con estas perillas que están al final de la guitarra. Al mismo tiempo, pulsarán una cuerda conforme la tonalidad sube y baja. ¿Qué está pasando?

Apretar o aflojar los pines de la guitarra acústica hace girar los extremos de las cuerdas que están amarrados a los pines, y ajustan su tensión. Mientras más floja está la cuerda, más larga es su longitud de onda al pulsarla, lo cual hace que su tonalidad sea más grave. Si se tensa, su longitud de onda es más corta, lo cual eleva su tonalidad.

Pines del puente de la guitarra acústica

Cuerdas de guitarra
Fuente: Pixabay
Los pines de color claro sostienen las cuerdas, y ayudan a comunicar las vibraciones del sonido.

¿De qué sirve un puente de guitarra acústica si no tiene algo que sostenga las cuerdas? En este caso tenemos los pines, esas perillas que conectan el extremo redondeado de cada cuerda con el puente de la guitarra. 

Puesto que el sonido viaja a través de esta zona, podrás notar que si un pin no está conectado apropiadamente, puede afectar el sonido. Cuando tengas los pines bien colocados, muy posiblemente ya no volverás a pensar en ellos. Pero si cambias las cuerdas de una guitarra acústica, te volverás a topar con ellos, aun si es por unos cuantos minutos.

Anatomía de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Piaxbay
Una vista aumentada de la guitarra acústica.

Te hemos mencionado un montón de términos, así que ahora es buen momento para retroceder y alejarse.

Viendo la guitarra de lejos, verás dos componentes principales: el cuerpo y el mástil. El cuerpo de la guitarra es el principal componente de madera. Aquí es donde el puente sostiene las cuerdas. Típicamente rasguearás la guitarra sobre el agujero en el cuerpo, lo que ayuda a crear una mejor acústica.

Luego está el mástil, que es el largo extremo posterior de las extensiones de la cuerda, sosteniéndolas a la longitud adecuada. Aquí es donde los trastes te permiten pisar las notas específicas que quieres tocar. Manipular las cuerdas en esta parte alterará la tonalidad de varias maneras. B.B. King lograba su tan famoso «twang» ondulando los dedos sobre los trastes mientras sostenía una nota.

Pon juntos los dos componentes principales y tendrás dos elementos: rasguear o pulsar con una mano, y determinar las notas con la otra.

Domina la guitarra acústica desde las bases

Lecciones de guitarra acústica para principiantes

Clavijero de la guitarra acústica

clavijero
Fuente: Pixabay
El clavijero es donde puedes manipular la tonalidad de las cuerdas.

En concordancia con los demás términos del cuerpo de una guitarra acústica, el clavijero se refiere a la base de madera en el otro extremo de las cuerdas. Aquí hallarás las clavijas de afinación, elementos esenciales para afinar la guitarra.

Mástil de la guitarra acústica

Diapasón
Fuente: Pixabay
El mástil de la guitarra acústica forma la longitud de las cuerdas, y es la base del diapasón.

No puedes cambiar las notas de una cuerda, a menos que tengas algo contra lo que puedas presionarlas. El mástil de la guitarra es donde ocurre una buena parte de la acción. Es el lugar hacia el que solistas como David Gilmour y B.B. King ven cuando tocan, asegurándose de que cada dedo manipule las cuerdas con precisión.

Cejuela de la guitarra acústica

clavijero
Fuente: Pixabay
La cejuela de la guitarra (esa barra dorada en la parte superior del diapasón) pasan hacia el mástil.

Rara vez notarás la cejuela de la guitarra. Sin embargo, juega un papel crucial: esencialmente es el primer traste, y fija el sonido de la afinación de la guitarra. Si no oprimes un dedo sobre alguna de las cuerdas, la cejuela (y tu afinación) determinan la nota que oyes. Este sonido es la nota predeterminada de la cuerda, y es la más grave que puede emitir una cuerda según su afinación.

Diapasón de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
Observa el diapasón hacia el cuerpo de la guitarra.

Piensa en un diapasón acústico como si fuera el teclado de un piano. El diapasón solo forma una pequeña parte del aspecto general, pero es ahí donde haces todo el trabajo para formar las notas que quieres oír.

Cuando pisas una cuerda en un punto específico del diapasón, acortas la longitud de la cuerda y elevas medio paso la tonalidad. Por ejemplo, Mi se convierte en Fa, y La en La#. Como podrás imaginar, aquí es donde tiene lugar la mayor parte de tu práctica como guitarrista, y es donde se hace la música.

Cuerpo de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
La porción principal en la parte inferior de la guitarra forma su cuerpo.

El cuerpo acústico es la sección principal de madera en la parte inferior, y se estrecha más en la cintura. La cintura te permite sostener la guitarra y mantenerla en posición. Todo, desde el puente hasta el diapasón, esencialmente fluye desde la forma del cuerpo.

Roseta de la guitarra acústica

Boca de guitarra vistosa
Fuente: Pixabay
Muchas veces el diseño de una guitarra acústica se inicia en la roseta.

El agujero grande en el centro del cuerpo, la boca acústica, es también una oportunidad para decorar tu guitarra. Aquí es donde muchas veces verás patrones de rosetas que se usan para dar un aspecto distintivo a tu guitarra

Boca de guitarra acústica

Boca de guitarra
Fuente: Pixabay
La boca es el agujero que está en el centro de la guitarra acústica.

Una guitarra con cuerdas que se tocan contra un bloque macizo de madera no es tan interesante. Es por eso que la boca abre un espacio para que las vibraciones de las cuerdas reverberen en el aire, dando a la guitarra su sonido natural y abierto.

Diapasón de guitarra acústica

Diapasón con capo
Fuente: Pixabay
Ahora toca un acercamiento al diapasón.

El diapasón también se conoce como trastera, aunque este último término no es tan común. Los trastes de la guitarra son esas líneas que ves a lo largo del mástil. Como se mencionó antes, los trastes están delimitados por las líneas, aunque puede no haber líneas, como sucede en algunos bajos. Típicamente, tanto las guitarras eléctricas como las acústicas tienen trastes marcados.

Primer traste de la guitarra acústica

Guitarrista
Fuente: Pixabay
El guitarrista que está arriba tiene los dedos dentro de los trastes segundo y tercero.

En una guitarra acústica, los trastes se cuentan de arriba hasta abajo, del clavijero a la boca. Eso significa que si tocas el traste que está hasta arriba, significa exactamente que estás tocando el primer traste. Mientras mayor sea la numeración del traste, más alta es la tonalidad que tocas.

Placa de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
La barra fina que conecta las clavijas con la guitarra se conoce como placa.

¿Ves la pequeña barra donde las clavijas se unen con la madera en la cabeza de la guitarra? Esa es la placa. Esta pieza de la guitarra debe estar muy fija. para lograr un tono estable y consistente y una fácil afinación.

Primera cuerda de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
La cuerta que está más a la derecha se conoce como primera cuerda. 

Así como cada traste tiene un nombre, también lo tiene cada cuerda. En la guitarra, la primera cuerda es la más aguda, y es la que está más lejos de la vista al tocarla. Así sucesivamente hacia arriba para la segunda, tercera, cuarta y quinta cuerda, hasta llegar a la más grave, o sexta cuerda.

Marcadores de posición de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
Los marcadores de posición ayudan a los guitarristas a poner los dedos de la manera correcta.

¿Ves esos puntos a lo largo del diapasón? Son los marcadores de posición de la guitarra. Considéralos como un mapa que te guía a los lugares correctos, para que puedas hallar de un vistazo el tercer traste, el quinto, y otros puntos claves en el diapasón.

Lóbulo superior de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
A la izquierda, verás el punto más ancho del lóbulo superior.

El cuerpo de la guitarra se divide en tres secciones: lóbulo superior, cintura y lóbulo inferior. Los dos lóbulos son los lugares más anchos de la guitarra. Esto hace más fácil colocar la guitarra sobre el muslo al tocarla, y por eso en muchos conciertos acústicos el guitarrista está sentado.

Cintura de la guitarra acústica

Guitarrista en una ciudad
Fuente: Pixabay
La parte media y más estrecha de la base de la guitarra permite ponerla bien sobre la pierna.

La parte media de la guitarra es más estrecha, como la cintura en un traje o vestido. Es la cintura del cuerpo de la guitarra, y que permite comodidad al sentarse, como puedes ver en la imagen de arriba.

Lóbulo inferior de la guitarra acústica

guitarra
Fuente: Pixabay
La sección más baja de la guitarra, el lóbulo inferior, también es la más ancha.

La parte inferior de la guitarra no tiene muchos usos prácticos, pero es importante para dar más volumen a la cámara acústica, y también para más comodidad. El lóbulo inferior de la guitarra acústica es la más ancha del instrumento, y está casi en el extremo inferior del cuerpo.

Hacer que la guitarra acústica sea más que la suma de sus partes.

Así que… ¡ahí tienes! Ahora ya conoces toda la anatomía de una guitarra acústica. Algunas partes son más importantes que otras. Sin embargo, para crear ese sonido tan distintivo y reverberante, todas son piezas necesarias de un rompecabezas. 

La siguiente pregunta es: ¿cómo aprenderás a usarlas? Tal vez ya es momento de elegir algunas lecciones de guitarra acústica para principiantes.

¿El siguiente paso? Aprender los fundamentos

Fundamentos de la guitarra: aprende rápido con Mike Boyd