Muchas veces, lo que hace que una historia sea increíble no son solo los eventos que ocurren, sino la forma en que se presentan. Este proceso no sucede por arte de magia o por casualidad, los mejores escritores hacen un uso inteligente y cuidadoso de las estrategias de narración para hacer que sus lectores se identifiquen con cada palabra de la historia. Si estás buscando crear grandes historias, también vas a querer usar estas herramientas. 

Sigue leyendo para saber qué son las estrategias de narración, para qué sirven en escritura creativa y descubre algunas de las técnicas más comunes que puedes comenzar a usar hoy mismo.

¿Cuáles son las técnicas de la narración?

Hay cinco elementos de narración centrales que todos los cuentos necesitan: una trama, personajes, un escenario, un conflicto o desafío y un mensaje o propósito. 

El resto se trata de contar bien la historia. Por ejemplo, tienes que decidir qué estructura de trama usar, quizá puedes aprovechar estructuras narrativas o prototipos comunes para crear una obra sólida.

Si usas estos elementos básicos y la estructura de la historia tiene en una buena base, las estrategias de narración o trama serán decorativas, la cereza del postre. Las estrategias de narración son aquellas que se usan para impulsar una historia: cómo revelas información, cómo diriges la atención y cómo haces que el lector sienta lo que tú quieres que sienta.

9 estrategias de la trama que puedes probar

Esta lista es apenas una pequeña muestra de todas las estrategias de trama disponibles, pero aquí hay algunas ideas para comenzar a inspirar tu narración. Aunque a lo largo de esta sección nos referimos al “lector”, estas estrategias se pueden usar para escribir, filmar o cualquier otro formato de narración. 

1. El arma de Chéjov

El arma de Chéjov es un detalle que parece insignificante al principio, pero termina siendo de vital importancia para tu historia. Proviene de la idea del dramaturgo Antón Chéjov de que cada elemento de una escena debe usarse en algún punto de la trama; si no se usa, no debería estar allí. Por ejemplo, los vasos de agua en Señales al principio parecen algo raro puestos allí al azar, pero termina siendo lo que mata a los extraterrestres.

Cuándo usar el arma de Chéjov 

Incluir el arma de Chéjov al principio de la historia puede ser una gran manera de asegurarte de que el final no sea completamente inesperado. También puede servir como un indicio divertido para dar a tus lectores una pista sutil de lo que está por venir.

2. Cliffhanger

Un cliffhanger (momento de suspenso) es un final sin resolver. Si detienes una historia justo en medio de un evento dramático, aprovechas la gran necesidad humana de saber cómo termina una situación y, por lo tanto, atrapas al lector para que se quede o regrese por más. 

Cuándo usar cliffhanger 

Usa cliffhangers cada vez que quieras crear suspenso. Los cliffhangers se pueden usar en cualquier punto crítico de una historia para mantener a la audiencia con ganas de más. Por ejemplo el final de una escena, capítulo, episodio o libro de una saga. También puedes usar cliffhangers en el final, como una forma de dejar espacio para la libre interpretación. Por ejemplo, el final de El origen dejó al público con la duda de si el personaje principal estaba en un sueño o en la realidad.

3. Death trap

Muchas historias tienen a un villano que intenta lastimar, matar o interponerse en el camino del protagonista. Si bien esto es algo que puede suceder en la vida real, eso no lo convierte en una trama particularmente emocionante. En cambio, muchas veces los narradores usan una death trap (trampa mortal) donde crean un método elaborado (y a menudo lento) para matar al personaje principal, como el ejemplo clásico de alguien atado a las vías del tren: generalmente se deja el tiempo suficiente para que el protagonista planee un plan de escape.

Cuándo usar death trap 

Cuando hayas creado suspenso en torno a este enfrentamiento entre el protagonista y el antagonista, no debes resolverlo muy rápido. Una death trap es una excelente manera de mantener a la audiencia expectante. Además, se sentirán más contentos cuando el héroe escape ingeniosamente.

4. Deus Ex Machina

Esta estrategia de narración existe desde la época del teatro griego y romano (por eso su nombre en latín). Es una forma de resolver una situación dramática con una fuerza externa poderosa, generalmente un dios, que aparece y resuelve una situación que parecía perdida. 

Cuándo usar Deus Ex Machina

Generalmente, los escritores usan el deus ex machina para resolver una situación de la que no saben cómo sacar a sus personajes. Para una narración más efectiva (y creíble), intenta usar esta técnica solo cuando realmente sea la mejor manera de concluir tu historia o para crear un giro interesante en la trama o mostrar el verdadero poder de uno de tus personajes. Tiene que ser sorprendente, pero también creíble y no completamente inesperado. Por ejemplo, un uso muy controvertido de esta técnica es en El señor de los anillos, cuando Frodo y Sam son rescatados del Monte del Destino por águilas gigantes que, hasta ese momento, no habían sido parte de la historia. 

5. Flashback

Los flashbacks (escenas retrospectivas) implican interrumpir la narración para mostrar un evento pasado que es relevante para la historia Esto puede ser una manera de dar trasfondo y contexto, o para revelar información en el momento justo. Quién quiere ser millonario, por ejemplo, usó flashbacks para revelar cómo el protagonista sabía todas las respuestas a las preguntas del concurso.

Cuándo usar Flashback 

Cada vez que quieras contar algo relevante del pasado de un personaje, considera usar un flashback. Es una manera perfecta de revelar un poco de información sorprendente, solo cuando quieras que el lector lo sepa.  

6. Foreshadowing

Foreshadowing (presagio) es cuando el escritor da pistas sutiles sobre algo que sucederá más adelante en la historia. A veces esto es obvio y puede ayudar al lector a adivinar hacia dónde podría ir la historia. Otras veces, es más sutil, como una sola línea o un pequeño detalle para recompensar al lector que ha estado prestando mucha atención. Por ejemplo, en Star Wars: el imperio contraataca, Luke tiene una visión en donde usa la máscara de Darth Vader, antes de que se supiera que este es su padre. 

Cuándo usar foreshadowing 

El foreshadowing puede crear tensión, invitar al lector a adivinar lo que podría suceder y garantizar que cualquier giro de la trama no sea inesperado. También puede ser una manera divertida de agregar pequeñas pistas a aquellas personas que realmente están prestando atención.

7. In medias res

Mientras que muchas historias empiezan con algún tipo de presentación antes de entrar en el tema central, las que comienzan in medias res (en latín, “en medio de las cosas”) lo hacen en medio de la trama o acción. Esta estrategia de narración no lineal puede ser una buena forma de atrapar al lector desde el principio, haciendo que se pregunte cómo los personajes llegaron a determinada situación. En la primera escena de Breaking Bad, Walter White huye de la policía sin explicación y solo nos enteramos más tarde cómo fue que llegó a ese punto.

Cuándo usar in medias res 

Si buscas una buena forma de crear emoción desde el principio de tu historia, puedes usar la estrategia in media res. También puede ser una técnica útil si necesitas demostrarle al lector por qué debería estar interesado en la historia antes de dedicarle tiempo a la presentación.

8. Race against time

También llamada “bomba de tiempo”, esta estrategia de la trama se usa para crear situaciones de urgencia en tus personajes. Puede ser una bomba de tiempo literal o simplemente una consecuencia por no lograr un objetivo a tiempo, como en Volver al Futuro, cuando Marty McFly tiene que completar una acción exactamente a medianoche para regresar al presente.

Cuándo usar race against time 

Esta estrategia de la trama crea un suspenso emocionante extra en la historia, ya que los lectores se van a preocupar por si los personajes llegarán a tiempo. También puede ser una forma de darle un golpe de energía a tu historia, ya que los eventos deben suceder rápidamente.

9. Red Herring

El red herring (pista falsa) es cualquier cosa que uses para despistar al lector. Puede ser un personaje que crees que es malvado pero luego no lo es, o una pista que crees que es importante pero resulta ser irrelevante. Por ejemplo, en Harry Potter y el prisionero de Azkaban, te hacen pensar durante todo el libro que Sirius Black es el malo, solo para descubrir al final que no lo es. 

Cuándo usar red herring 

Incluye pistas falsas cuando quieras que el lector siga adivinando hasta el final (como en historias de misterio o thriller), o cuando quieras hacer que el lector crea algo que no es cierto para luego dar un giro en la trama. 

¡Practica tus habilidades para contar historias!

Escribir ficción: 5 ejercicios para crear una trama convincente

Written by:

Erin Greenawald