Una de las mejores maneras de entender el suspenso es verlo en acción.

Afuera llueve. Se cortó la electricidad. Los vehículos no funcionan. Estás rodeado de dinosaurios, pero no puedes verlos. De pronto, escuchas una explosión lejana, puede ser un trueno o quizá se restableció la electricidad. Otra explosión. El suelo se sacude, las ventanas vibran. Por último, miras el vaso de agua que está sobre el tablero. Se formaron olas. 

Ahora, estás seguro de que algo está pasando.

Estás en una de las escenas de mayor suspenso en la historia del cine: la del tiranosaurio rex de Parque Jurásico. ¿Qué hace que sea tan memorable? No es el tiranosaurio rex. Hubo otras escenas con dinosaurios, pero no hicieron que se te erice la piel como lo logró esta. ¿Cuál es la fórmula secreta que lleva al público a sentarse al borde de sus asientos?

Todo se resume en una sola palabra: suspenso.

Enlaces rápidos

¿Qué es el suspenso?

Comencemos con una definición literal de suspenso. El suspenso es la sensación de ansiedad que se produce cuando no sabes qué es lo que va a suceder. Si quieres crear suspenso, desde ya, necesitas peligro. Pero, ¿qué otros elementos deberías tener en cuenta?

  • Qué es lo que está en juego: si la situación no se resuelve para bien, ¿habrá consecuencias terribles? Como dijo el mítico agente literario Donald Maass, “si no puedes responder a la pregunta ‘¿y qué?’, lo que se juega en tu historia no es lo suficientemente interesante”.
  • Personajes: ¿nos interesan los personajes, de una manera o de otra? Si se trata del héroe, ¿nos agrada lo suficiente como para querer que escape? Si es el villano, ¿queremos que suceda lo contrario? Si no te involucras de forma emocional con la persona que experimenta la situación de suspenso, no nos será posible empatizar con el sentimiento.
  • Tensión: ¿el narrador dejó en claro el peligro inminente? ¿Esa situación de peligro es creíble y realista, o al menos realista en los términos de su propio universo? Puede que ya no haya más dinosaurios, pero después de que Parque Jurásico dedicó más de media hora para construir un escenario creíble en el que los dinosaurios podían existir, esto hace posible que el tiranosaurio rex también se sienta real.

Ejemplos de suspenso

El suspenso es más que solo hacer que un personaje entre a una escena con una pistola. Para elaborar tu thriller de una manera original, necesitas saber cómo los expertos crean suspenso. Veamos algunos ejemplos de suspenso supremo que resaltan el arte de crear tensión.

Parque Jurásico

Comencemos por analizar por partes por qué la escena del tiranosaurio rex de Parque Jurásico es tan efectiva. 

  1. Qué está en juego: si aparece un tiranosaurio rex de verdad, en efecto habrá consecuencias terribles para los personajes.
  2. Personajes: No solo hay dos niños presentes, sino que también los doctores Alan Grant e Ian Malcolm son dos seres humanos distintos, desarrollados con personalidades diferentes y aspectos que los hacen únicos.
  3. Tensión: al mostrar que el agua vibra con un solo paso de un tiranosaurio rex que se aproxima, queda algo en claro: este monstruo es tan poderoso que no podemos evitar sentir el suspenso.

Psicosis

Alfred Hitchcock, el maestro del suspenso del cine, una vez dijo algo interesante sobre la creación de tensión:

El misterio se produce cuando el espectador sabe menos que los personajes de la película. El suspenso se produce cuando el espectador sabe más que los personajes de la película.

Cuando el espectador percibe que el peligro se aproxima, pero un personaje no, se genera suspenso de forma automática. Recuerda la famosa escena de la ducha de Psicosis. El público observa cómo aparece el asesino, pero Marion Crane se está duchando y no tiene idea de lo que le deparará el destino. Es este momento breve de terror el que crea un suspenso increíble.

El silencio de los inocentes

Pasemos a la novela de Thomas Harris y, en particular, a un aspecto de su villano psicopático, el asesino en serie, el Dr. Hannibal Lecter. En líneas generales, no hay ninguna razón para empatizar con él. Es un asesino, así de simple.

Pero Harris no presenta el primer encuentro con Lecter de forma convencional. Lecter es extrañamente apacible, incluso cortés. Cuando la agente del FBI Clarice Starling le solicita su ayuda para capturar a Buffalo Bill, Lecter acepta, a cambio de un pequeño pedido. Solo quiere una ventana con vista al exterior. 

Bien, no es precisamente conmovedor. Pero al darnos un pantallazo de la condición humana de Lecter, Harris crea el mayor terror posible. Cuando Lecter se escapa más tarde, todo el trabajo de elaboración del personaje de Harris, que posiciona a Lecter como alguien inteligente, encantador e incluso extrañamente humano, solo lo hace aun más amenazante. Al final de la novela, no se sabe qué hará después.

Intensifica tus thrillers

Escribir con suspenso: cómo redactar historias atrapantes en cualquier género

Cómo crear suspenso

¿Qué tienen en común Parque Jurásico, Psicosis y El silencio de los inocentes

Establecen una amenaza creíble

En cada obra fue necesario un tiempo para que se desarrolle la credibilidad de su amenaza central. Parque Jurásico se vale de la explicación de cómo los dinosaurios modernos se pudieron crear en un principio. Psicosis nos conduce de forma calmada por un camino engañoso, centrado en la huida de Marion Crane con un sobre con dinero y luego nos hace conocer al solitario Norman Bates. El silencio de los inocentes coloca a Buffalo Bill como su antagonista principal y da rienda suelta a Hannibal Lecter como un villano mucho más inteligente y peligroso.

Tampoco necesitas una amenaza realista para crear suspenso. Si el público cree que los personajes principales temen a la amenaza, es suficiente. Recuerda a Sauron, el villano de El Señor de anillos de J. R. R. Tolkien. Sauron no es real. Pero al seguir la lógica interna de la historia, vemos que solo hay una manera de derrotar a Sauron, lo que hace que el suspenso se apodere de todo el mundo.

Pon algo en “la cornisa”

Si el público se preocupa por los personajes, cualquier amenaza inminente para su seguridad será suficiente para crear suspenso. Volvamos a la famosa pregunta de Donald Maass: “¿y qué?”

Si el personaje principal no logra sus objetivos, ¿qué sería tan terrible?

Es frecuente que en las aventuras de espías y en los thrillers psicológicos se agreguen grandes consecuencias a las acciones de los personajes principales. En Operación Trueno de Ian Fleming, la misión personal de James Bond coincide con impedir que SPECTRE utilice armas nucleares contra civiles inocentes. En El cardenal del Kremlin, de Tom Clancy, Jack Ryan trabaja para evitar que los soviéticos desarrollen tecnología antimisiles capaz de cambiar el mundo.

Quita la alternativa de que un personaje pueda volver atrás

Lo que está en juego en tu thriller no siempre tiene que incluir a un villano que amenace al mundo con la destrucción nuclear. El suspenso en la literatura suele aportar interés sin caer en clichés. 

Por ejemplo, en Matar a un ruiseñor, se presenta la historia del proceso penal de una persona. Ocurre todo el tiempo. Pero el autor Harper Lee le concede un peso emocional y cultural importante al enjuiciamiento.

El abogado Atticus Finch no está luchando contra un tiranosaurio rex, pero Matar a un ruiseñor sigue siendo una clase magistral de cómo crear suspenso. En cada escena se ponen en juego situaciones emocionales porque el lector conoce aquello que corre un riesgo real: no solo se trata de la vida de un hombre, sino también de que Finch tiene que arriesgar su reputación y bienestar para armar una defensa legal.

Plantea la posibilidad de que tu personaje principal pueda perder

En Psicosis, a la mujer que pensábamos que era el personaje principal, Marion Crane, la asesinan a mitad de la película. Cuando la hermana de Marion llega al motel Bates para investigar, la película ya había colocado a Norman Bates como una amenaza muy real y creíble. Hay suspenso por todas partes porque el público sabe que él aún anda suelto.

Incluso un thriller de espías en el que “el mundo pende de un hilo” puede perder el suspenso si el público cree que el autor nunca permitiría que suceda algo malo. A George R. R. Martin, autor de Canción de hielo y fuego, se lo conoce por matar a personajes protagonistas consolidados. Un personaje destacado muere en el primer libro y, durante el resto de la serie, el público se pregunta si su siguiente personaje favorito estará a punto de morir cada vez que se enfrente a una situación complicada. 

(Nota: puedes añadir un ingrediente al suspenso si terminas justo antes de que el personaje esté a punto de morir o de que lo rescaten, y así crear un final abierto para el próximo capítulo).

La diferencia entre suspenso y presagio

El suspenso es la tensión en el núcleo de una historia. En una situación de suspenso, a los personajes principales les puede ir muy bien o muy mal. Tendemos a pensar en el suspenso como la tensión que genera una fatalidad inminente. Pero ese no siempre es el caso.

Por ejemplo, a través del presagio, se puede añadir tensión a la trama sin necesariamente elevar el nivel de suspenso. Al utilizar este recurso, el autor alude meramente a un futuro peligro o a un misterio sin que sea parte del presente. En Adiós a las armas, Ernest Hemingway describe de forma breve una temporada de otoño con una premonición de muerte: las hojas que caen antes de tiempo. 

Si quieres fusionar los dos, considera agregar un «arma de Chéjov» a la trama. El recurso del arma de Chéjov se suele usar en el teatro. Si la escenografía de la obra muestra una escopeta en la pared que se destaca, esa arma debería convertirse en algo importante para la trama en algún momento. La presencia del arma no solo aporta credibilidad a una amenaza, sino que también suma al clima de suspenso. ¿Cuándo se usará el arma?

Cómo redactar suspenso

Siempre que los objetivos de tus personajes corran peligro, existe la posibilidad de escribir una obra con gran suspenso. Puede ser un suspenso obvio, como personajes que luchan contra un espía ruso que acaba de sacar un arma. O un suspenso literario, como la amenaza inminente de que un personaje pierda su dignidad. Pero, siempre que le des al lector una razón para preocuparse por cómo termina la historia, cualquier escena de una amenaza inminente cobrará vida. En especial, si tiene dinosaurios.

Aprende del maestro del suspenso

El método Hitchcock: cómo aportar suspenso a todos tus textos