La mayoría de artistas, sean nóveles o con gran experiencia, quieren dibujar cada vez mejor. Y simplemente no basta con tener buenas ideas de dibujos, las habilidades técnicas para poder mejorar en el largo plazo también son importantes. Decidimos recopilar siete ejercicios recomendados por artistas que te permitirán seguir avanzando. Pero antes, ¡te damos unos consejos rápidos para empezar!

Consejos para dibujar mejor al instante

El curso de Charles Yang es una gran herramienta para mejorar con rapidez tu destreza y hacer que tus ideas de dibujos se hagan realidad fácilmente. En este curso aprenderás todo, desde desglosar tu obra de arte en piezas más sencillas de manejar hasta crear un efecto 3D completo en tu trabajo. Pulirás tus habilidades en poco tiempo. 

La foto es cortesía del instructor Charles Yang a través de Skillshare
La foto es cortesía del instructor Charles Yang a través de Skillshare

Con estas técnicas a mano, tómate un tiempo para practicar los siguientes ejercicios que te ayudarán a seguir mejorando.

Ejercicio 1: lleva un cuaderno de bocetos diarios

Hacer bocetos a diario es una herramienta maravillosa para archivar como «cosas para practicar el dibujo». Tanto si tomas tu práctica diaria como una medida terapéutica o simplemente como una forma de liberar tu energía creativa, notarás que tus habilidades de dibujo y tu capacidad de generar ideas mejoran cuando tomas una pluma (o un lápiz) y te dispones a dibujar a diario. 

Para las personas que están comenzando en el mundo del dibujo, hacer bocetos de manera regular es una excelente forma de perfeccionar sus habilidades. Y, si bien las ideas para hacer bocetos no siempre llegan con facilidad a la mente de quienes comienzan a dibujar, la instructora de Skillshare e ilustradora, Brianna Gilmartin, sugiere que lo intentemos. Una forma efectiva de crear buenas ideas de dibujo es empezar con lo que nos rodea; personas, lugares u objetos.  

Ejercicio 2: precalentar para mejorar la velocidad y la coordinación

Como artista, desarrollar rutinas de precalentamiento contribuirá a que las manos y los brazos se preparen y funcionen como esperas. Además de eso, precalentar mejora progresivamente la velocidad y la precisión de la coordinación entre la vista y las manos. 

¿Te gustaría intentarlo? Este ejercicio implica dibujar texturas de forma libre y es una excelente manera de entrenar para trabajos más complejos. 

Necesitarás una hoja de papel grande para bocetos, un utensilio para dibujar de punta fina y una superficie amplia de trabajo. El objetivo es rellenar la página con grupos de texturas y arreglos diferentes en un período corto de tiempo. Aquí, importa más la cantidad que la calidad. No te preocupes demasiado, en esta etapa es mejor optar por dibujos sencillos.

Programa una alarma para que suene a los cinco minutos y empieza a hacer garabatos pequeños, figuras y líneas individuales en la esquina superior izquierda de la página. Concéntrate en mantener un buen ritmo y asegúrate de capturar diferentes texturas a medida que avanzas. Cuando suene la alarma, tómate un momento para observar y apreciar lo que creaste, y busca patrones en el boceto. 

La instructora de Skillshare, Emma Woodthorpe, también sugiere dibujar una línea continua como ejercicio de precalentamiento para mantenerte conectado a tus dibujos.

La foto es cortesía de la instructora Emma Woodthrope a través de Skillshare
La foto es cortesía de la instructora Emma Woodthrope a través de Skillshare

Dibujar una línea continua nos permite desconectarnos de esa idea de que el arte y el dibujo deben ser perfectos, y abre paso a una creatividad más ágil a medida que las figuras y los objetos comienzan a tomar forma. ¡Es una gran forma de precalentar el cuerpo y la mente! 

¿Quieres intentarlo? Comienza con una hoja de papel de dibujo en blanco y marcador de punta mediana. Luego, imagina un tema o mira una fotografía, como un retrato, para inspirarte. A continuación, comienza a dibujar tu tema, pero sin levantar el marcador del papel hasta que no hayas terminado. 

Ten en cuenta que intentamos encontrar formas inesperadas de desplazarnos de un rasgo al otro; por ejemplo, desde los labios hasta las orejas pasando por los ojos, sin interrumpir la continuidad de las líneas. Esto te permitirá entender cómo, en lugar de qué, estás dibujando. 

Otro ejercicio divertido para dibujar líneas continuas es mirarte al espejo y dibujar tu rostro sin levantar el marcador de la página. Al principio, te parecerá ilógico, pero antes de que lo notes, la conexión con la biomecánica de tu estilo de dibujo será mayor y podrás comenzar a probar ejercicios más complejos. 

Ejercicio 3: usar la perspectiva para hacer dibujos más realistas

En especial si estás intentando mejorar tus habilidades de dibujo realista, es probable que sepas de qué se trata la idea de perspectiva. La perspectiva es simplemente el ángulo desde el que estás viendo y dibujando un tema. Si te sientas en el banco de un parque, del otro lado de una fuente, por ejemplo, tu dibujo se presentará desde ese ángulo; tendrá una fuente grande en el medio del dibujo y las personas y los objetos que están detrás se verán más pequeños. 

Sin embargo, como la perspectiva es una de las habilidades más difíciles de dominar, hacer ejercicios que mejoren la comprensión de la perspectiva puede ser muy útil. Una vez que domines esta habilidad, según el instructor de Skillshare, Milan Glozić, te será más fácil dibujar y pintar imágenes más realistas a partir de tu imaginación.

Él nos sugiere empezar con un ejercicio de «sala en cuadrícula» para que tengas puntos de guía que te permitan darle forma a tu perspectiva. Toma un pedazo de papel, algunos lápices y a crear:

La foto es cortesía del instructor Milan Glozić a través de Skillshare
La foto es cortesía del instructor Milan Glozić a través de Skillshare

Ejercicio 4: mejorar las proporciones

Al igual que la perspectiva, las proporciones correctas te permiten hacer dibujos más realistas. En pocas palabras, la proporción es la relación entre altura, ancho y profundidad en el arte, y te permite dibujar personas, animales y objetos a escala. 

El método de la cuadrícula es una gran herramienta para practicar proporciones, según la instructora de Skillshare, Brooke Glaser, que lo explica como «ponerle rueditas de apoyo» a tu proverbial bicicleta artística. En su curso nos enseña a usar una cuadrícula para ver mejor las proporciones. 

Si lo que quieres es un ejercicio simple para empezar a trabajar con cuadrículas, toma una imagen que quieras dibujar, una regla, tu lápiz de grafito preferido y una goma de borrar. Luego, traza líneas verticales y horizontales en toda la imagen para imitar el aspecto del papel logarítmico tradicional. Una medida común para las casillas de la cuadrícula es de 3 cm por 3 cm. 

Una vez que tengas lista la cuadrícula, etiqueta las filas y las columnas con números (de forma horizontal) y con letras (de forma vertical). 

A continuación, replica el patrón de la cuadrícula en un pedazo de papel de dibujo en blanco (que se convertirá en tu cuadrícula de dibujo) y colócalo al lado de la imagen original. Mira las coordenadas de la cuadrícula en la parte superior de la foto y replícalas en la cuadrícula de dibujo. Por ejemplo, mira la casilla A1 en tu imagen y trata de replicar eso en la casilla A1 de tu papel de dibujo. Luego, mira la casilla A2 y haz lo mismo. Y así sucesivamente. El objetivo es dividir el dibujo en compartimientos, para poder replicarlo y mantener las proporciones con precisión.  

Vale aclarar que, si bien las cuadrículas permitirán ajustar las proporciones del dibujo, es posible que los que sean principiantes tengan que seguir con la relación del original hasta que tengan más experiencia. 

Con la práctica suficiente, es posible que ni siquiera tengas que dibujar la cuadrícula (algunos artistas con experiencia «ven la cuadrícula» sin tener que trazarla). De cualquier manera,  este ejercicio es una gran manera de fortalecer tu capacidad para percibir las proporciones en cualquier obra de arte.

Ejercicio 5: perfeccionar el trabajo con formas

Las formas son algunas de las primeras cosas que se nos enseña a dibujar cuando somos artistas nóveles. Pero, a medida que vamos desarrollando nuestras habilidades artísticas, estas adquieren un valor completamente nuevo en el trabajo. Es importante practicar dibujos de formas porque nos permite crear diseños más realistas y desarrollar patrones más elaborados, así como a rellenar espacios con piezas abstractas. Pero antes, ¡tienes que dominarlas!

Los «ejercicios de formas» son técnicas simples y eficaces que pueden mejorar tus habilidades de dibujo. Los ejercicios de formas te desafían a examinar fotografías y dibujos a través de la identificación de las formas básicas de las que se componen. Cuando ya estés entrenado para ver (y hacer un boceto de) los elementos fundamentales de las complejas obras de arte, habrá mejorado tu entendimiento sobre cómo se componen las imágenes y, en última instancia, podrás dibujar con mejores proporciones.

Para empezar, necesitarás revistas o fotos que puedas marcar, un marcador de bocetos negro con punta cincelada y un par de tijeras bien afiladas. A continuación, selecciona una imagen, foto o anuncio que encuentres visualmente interesante y busca formas básicas (triángulos, cuadrados, rectángulos, círculos y óvalos) en la imagen. Traza todas las formas que puedas identificar con tu marcador y repite el proceso con otras piezas de la revista. Incluso puedes cortar y guardar las imágenes marcadas para tenerlas como ejemplos a los que referirte cuando quieras fortalecer tu visión para dibujar. 

El objetivo de este ejercicio es simplemente identificar las formas que componen una foto o imagen. Cuanto más practiques, más mejorará tu capacidad natural para ver formas en el mundo y en tus dibujos. 

Ejercicio 6: usar figuras con líneas simples para mejorar el dibujo de figuras

Aunque parezca un poco extraño para una persona que aspira a ser artista, dibujar figuras con líneas simples es una herramienta excepcional para mejorar el dibujo de figuras, tanto realistas como libres. 

Las figuras con líneas simples brindan la base para nuestros dibujos de figuras más complejos. Cuando empezamos con un objeto simple que conocemos bien y podemos dibujar, es fácil convertir estas figuras básicas en dibujos más complejos. Incluso artistas con experiencia usan esta técnica en sus obras: Glozić dice que normalmente para comenzar a trabajar en una pieza, usa figuras con líneas simples básicas, crea dibujos miniatura para ver qué aspectos le gustan y cuáles no. Las figuras con líneas simples también son un excelente punto de partida para que quienes incursionan en el arte generen ideas de bocetos.  

La foto es cortesía del instructor Milan Glozić a través de Skillshare
La foto es cortesía del instructor Milan Glozić a través de Skillshare

Ejercicio 7: dedica una semana a mejorar tu técnica de dibujo

Lo dijo Bea Bischoff, una escritora independiente que pasó una semana aprendiendo a dibujar y mejorando sus habilidades de dibujo: ¡Para dibujar mejor, hay mucho por aprender! Bischoff tomó un curso de habilidades de Skillshare distinto cada día y aprendió de todo; desde cómo sostener el lápiz correctamente hasta cómo dibujar a su tema favorito, los perros.

Mejorar tus habilidades de dibujo implica tiempo y compromiso. ¿Por qué no planear una semana para seguir los pasos de Bischoff y ver qué puedes lograr en un período de cinco días? 

La foto es cortesía del instructor Joshua Johnson a través de Skillshare
La foto es cortesía del instructor Joshua Johnson a través de Skillshare

¡Otro complemento divertido para tu semana de mejoras de dibujo es catalogar tu arte! Mantén un registro de tus creaciones para poder estudiar tus dibujos en detalle y medir tu progreso fácilmente. 

Toma una carpeta de archivos, un armario o un contenedor, y organiza tus dibujos en carpetas por tipo, fecha o cualquier otro sistema que te resulte útil. 

Una vez al mes, o más a menudo si lo prefieres, dedica algo de tiempo a revisar tu catálogo y tu trabajo. Toma notas en tu cuaderno y evalúa tus fortalezas, tus áreas para mejorar y tu progreso en general. ¡Este catálogo te permitirá conectarte estrechamente con tu arte, lo que te llevará a evolucionar como dibujante!

Al final, cuanto más a menudo tomes tu pluma o lápiz para dibujar, mejor será tu técnica. Pon en práctica estos siete ejercicios con regularidad y estarás en el camino correcto para perfeccionar tus habilidades y mejorar tus dotes artísticas. 

Dibujando monstruos cotidianos: encontrar la inspiración en una gota de tinta

Una clase emocionante que te enseñará a crear arte a partir de manchas de tinta.